domingo, 4 de octubre de 2015

Tiempo de Alas…



Llegó la Primavera, los campos reverdecen, semillas germinando, las flores abriendo sus pétalos al sol, los pajaritos cantando felices mientras construyen el nuevo hogar.
… ¿Y nosotros? Siempre aquí mirando la vida pasar sin atrevernos a salir a experimentar? Es tiempo de volar… de estrenar alas o de tejerlas si aún no las tenemos. Es tiempo de entrenamiento… Se acabó la etapa de caminantes… lo que se viene ahora es volar…

Nosotros, los seres humanos, nacimos con nuestro par de alitas energéticas… nadie nos lo dice y por eso nunca accedemos a ese recurso tan importante en nuestro proceso evolutivo.

Volar es metáfora de cortar ataduras, despertar… tomar conciencia… volvernos conscientes… Volar es dejar atrás todo lo que ya hemos experimentado que no nos sirve, que son métodos creados por otros para mantenernos en control o bien para otro tipo de personas… Volar es abandonar ese nido de comodidad y conformidad que te cobijó y que ya no necesitas porque has salido al mundo real y abandonas los automatismos… Volar es cantar tus propias melodías y bailar a un ritmo inventado por ti… Volar es arriesgarse a SER uno mismo… Volar es sentirse libre pero parte de este Universo amable y generoso… Volar es expresar lo que hay en tu corazón… volar es atreverse a darle una patada en el trasero al ego y decirle ¡Cállate!

Hace mucho que tejimos nuestro precioso par de alitas, luego las entrenamos para poder estrenarlas… Ha sido un largo proceso este tiempo de alas… y hay que seguir andando… perdón, quise decir volando…

Si no has podido volar aún siendo consciente de que tienes tu poderoso par de alitas, no te desanimes… tal vez debas primero convencerte de que tu destino es elevarte, surcar los cielos y poder mirar desde arriba todos los sucesos terrenos… Desde lo alto todo se ve diferente…
Quizás te sirva probar imaginando que vuelas… o visualizándote en un delicioso planeo desde tu casa hacia donde quieras…

Tal vez debas crear una sólida amistad con el viento… volverte cómplice de él para no temer que te deje caer… pídele al Sr. Viento que te sostenga… pero sobre todo CREE EN TI… confía en tus alas, en tus capacidades, en que naciste para volar y que es en esta etapa done tendrás que usar esa capacidad.

Seguro que no lo recuerdas, pero hace muchos años atrás, cuando aún eras un bebé y andabas a gatas tuviste que aprender a caminar… Eras tan chiquito que te sentías inseguro, tenías miedo, pero la experiencias de caminar te parecía algo increíble y te arriesgaste. Además confiabas en tus padres, en que serías sostenido y recibido al caer… Y así mismo tendrás que confiar en el gran Padre/Madre que te afirma y te da fuerzas desde arriba para no salir lastimado de esta vivencia.

Te contaré algo: Hace dos navidades me regalaron dos parejas de Catitas Australianas… Bellas, coloridas y que alegraron mis mañanas y mis tardes con sus cantos… Ahora tengo más de 30 aves trinando por mi casa… y he aprendido mucho de aves, de alas y de vuelos. Algunos catitos, aún teniendo alas no saben como usarlas y no despegan del suelo. Caminan por las paredes de la jaula como spider man y no osan lanzarse en vuelo… Y descubrí que no hay diferencia con los humanos… Tenemos alas pero no nos atrevemos a volar… y creo que por eso el Universo me mandó de regalo a esta gran familia caturra que hoy tengo en mi hogar… para que fueran mis maestras de vuelo.

Y no creas que porque estoy escribiendo esto me he graduado en vuelo… Pues no, yo también aprendo a volar… Todos los días tomo mi clase con el Universo y dejo atrás mis miedos, mis prejuicios, paradigmas, creencias, costumbres y comodidad para fortalecer un poco mis alas… Y estamos juntos en esta experiencia maravillosa que es aprender a volar…

Y nadie dijo que sería fácil… pero no puedes perderte esta temporada de vuelo, de elevarnos, de seguir creciendo, de pasar a esta nueva etapa llamada: Tiempo de Alas…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...