domingo, 7 de septiembre de 2014

Entrenando Alas...



Cuando la Primavera está anunciándose nosotros ya estamos cumpliendo un ciclo de estrenando alas y no ha sido nada fácil elevarse por sobre lo ilusorio o terrenal para poder vivir desde la trascendencia… A todos nos ha costado despegar y emprender ese sublime vuelo. No hemos entrenado debidamente esas alas que permanecen muy débiles para sostenernos porque aún no nos convencemos de que somos capaces de volar y mirar la vida desde otra perspectiva.

Volamos cuando nos elevamos hacia vibraciones superiores porque optamos vivir una vida de excelencia. Volamos cuando entendemos que el amor no es apego. Volamos cuando soltamos esas amarras que nos mantienen aún densos y atados a la mera existencia. Con nuestras alas podemos dejar de existir para  empezar a vivir.

A continuación les entrego el plan de entrenamiento para fortalecer este maravilloso par de alas que el Universo nos regaló la primavera recién pasada y, ya sea que puedas verlas o no, las sientas o no o las uses o no, están ahí esperando a que te animes a usarlas.

Ejercicio Nº1:
Desprográmate: Quita de tu memoria todo el condicionamiento que llevas cargando por años. Procura volver a ser ese niño que recién salía al mundo y se esforzaba por conocerlo todo. Vacíate de ideas, conceptos, creencias, apegos, ilusiones, relaciones sobre todo de tu antigua percepción de la realidad. Eras el producto de tu historia familiar, tu país e idioma, tu educación, tu religión… Desde ahora empiezas a ser tu propia creación.

Ejercicio Nº2
Amate incondicionalmente. Mimarte y regalonearte es la manera que tienes de expresarte amor. Y los mimos no consisten en comprarte regalos todos los días o atiborrarte de golosinas, eso es más bien un flagelo para los órganos del cuerpo y carecen de amor hacia ti mismo. Debes  brindarte alegría, paz, armonía, desarrollo y abundancia a tu vida. Aprende a regalarte tiempo y espacio para ti y a rodearte de energías positivas.

Ejercicio Nº3
Confía en ti. Toma conciencia de tu divinidad y de que no estás solo en este viaje: A todos nos acompañan miríadas de seres de luz que nos guían y escoltan hacia la evolución. Camina con confianza en que tienes todo el derecho de estar aquí en la Tierra aprendiendo, creciendo y evolucionando. Tú no eres peor ni mejor que nadie, eres un engranaje más de esta enorme maquinaria cósmica, pero una pieza importante porque sin ti nada podría funcionar.

Ejercicio Nº4
Empieza a fluir… suéltate y muéstrate tal y como eres… Has estado oculto por mucho tiempo tras esa cárcel que ha sido el condicionamiento que recibiste. Es hora de empezar a fluir desde el corazón, expresarte desde el alma y manifestar tu pensar, tu sentir y tu actuar sin miedo a lo que digan los demás. Eres libre por derecho y lo único que puede coartar tu libertad es realizar actos en contra de tu prójimo.

Ejercicio Nº5
Limpia tu cuerpo de toxinas y tu mente de basura emocional para elevar las vibraciones del traje que llevas puesto en esta vida y también las del alma. Selecciona las comidas y bebidas que ingieres y elige siempre productos naturales que aportan energías puras y positiva en tu vida y sobre todo vigila tus pensamientos y sentimientos para mantenerte vibrando en las más altas frecuencias.

Ejercicio Nº6
Conéctate con la naturaleza. Haz vida al aire libre. Deja de visitar centros comerciales y lugares oscuros y con poca ventilación. Camina por campos, bosques, playas o montañas. Respira aire puro y abraza a los árboles y convérsale a las plantas, a las aves, al viento, a la lluvia… ¿Dirán que estás loco? Y qué más da si es una bendita locura…

Ejercicio Nº7
Mantente consciente. No te duermas… y me refiero a conservar la conciencia despierta. Si estás leyendo esto es porque ya estás despierto y eso no es garantía de que te mantendrás siempre en ese estado. Podemos dormirnos en cualquier momento y a veces más profundamente de lo que estábamos. Mantenernos despiertos es un esfuerzo consciente y constante.

Ejercicio Nº8
Agradece. El estado de gratitud es un gran elevador de la frecuencia vibratoria. Agradece por todo y en todo momento. No esperes a ganarte el gordo de la lotería para darle gracias al Universo, solo agradece por tener salud, por tu familia, por tus amigos, por los alimentos, el trabajo, el día soleado o lluvioso, la sonrisa del chofer del taxi, la rapidez con que avanzó la cola del banco, el dulce aroma de la primavera que ya se anuncia o simplemente por estar aquí ahora…

Con este plan de ejercicios realizados todos los días y si puedes en todo momento, no dudes que muy pronto podrás lanzarte en vuelo hacia alturas que jamás sospechaste…

Recuerda perseverar

No dejes de entrenar.

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...