Seguidores

domingo, 26 de febrero de 2017

Gratitud...



Soy de naturaleza agradecida…

Desde siempre he tenido la inclinación a dar gracias… a los demás, a Dios, a la vida… En los últimos años mi foco de gratitud es el Universo… y no me canso de dar gracias siempre… Por el día soleado o por la lluvia… porque me siento vital o falta de energía; por poder estar sola o porque me visitan amigos o parientes… por estar alegre o melancólica… por mis logros y fracasos… Pero siempre doy gracias, porque es algo que me nace del alma.

Me siento un ser bendecido por la multitud de regalos que me envía constantemente el Universo. A muchos les parece excéntrico ya que no soy una millonaria famosa ni acudo a fiestas glamorosas… pero me siento mucho más rica y feliz que una persona con esas características ya que mi fortuna es inagotable.

Hoy quiero escribir de mi gratitud hacia ustedes: mis fieles lectores. Ustedes que están allá, al otro lado de la pantalla, pero a los que me siento muy unida porque conforman el alma de esta página.

Primero: Gratitud infinita por leerme… Por brindarme la confianza de abrir mis escritos y sintonizar con ellos… Me siento tan honrada…
Me costó mucho mostrar mis notas, pero creo que ya he superado la barrera del pudor porque cada vez me permito fluir más… Incluso ya no tengo tiempo para hacer trabajo de edición así que como salió, salió… y también debo agradecerles eso: Que me lean a pesar de mis faltas gramaticales y mis errores de sintaxis…
En realidad este blog no tendría sentido si ustedes no miraran mis escritos. Son ustedes, leales lectores, quienes ponen la calidez, esa bella energía que muchos dicen sentir en esta página y por ello ¡Gracias… Gracias… Gracias! Desde el alma…

Segundo. Gracias por hacerse parte de esta gran familia llamada “Sanando el alma” ya sea en el blog o redes sociales.
Es tan mágico poder vibrar en sintonía con tantas personas a quienes, en su mayoría, no conozco personalmente, pero que nos une un mismo caminar, una misma búsqueda… Venimos de un mismo lugar y nos dirigimos hacia donde mismo… en la ruta nos hemos separado pero ya nos encontraremos porque estoy segura que somos un gran grupo de almas que eligió reencarnar en este periodo para apoyarnos y retroalimentarnos a través de este medio…
No somos tan desconocidos… Tal vez en esta dimensión nunca nos hemos reunido, pero mi intuición me dice somos viejos compañeros de viaje… Mágico ¿No? Pero también real… y por eso ¡Gracias… Gracias… Gracias! De Corazón

Tercero, Infinitas gracias por comunicarme lo que sienten a través de este blog, por Facebook, Twitter o por correo. Por estar siempre atentos a mis escritos y reclamarlos cuando se distancian en continuidad… y sobre todo por la preocupación que manifestaron cuando me mantuve alejada del blog por todo un año.
De pronto falta la inspiración pero pienso en mis bellos lectores y surgen las palabras a raudales… así que debo aceptar, y agradecer también, que ustedes son mi fuente de inspiración diaria… me motivan a escribir porque siento que desde el otro lado de la pantalla necesitan ver aclarado algún aspecto… y por eso, por acompañarme e impulsarme a seguir tecleando ¡Gracias… Gracias… Gracias! Con toda mi alma.

Fue muy emotivo volver justo el día en que se iniciaba el año del Gallo de Fuego en el año nuevo chino y tener rápidamente 300.000 lecturas a esa nota en un solo día… Por supuesto que alcé los brazos al cielo y agradecí… Fue una clara señal de que debía seguir escribiendo porque mi duda era ¿Me dedico a ser granjera –que es otra cosa que me apasiona– o retomo la escritura? Y bueno… Creo que debo seguir con ambas cosas porque también nutro mi alma jardineando, reproduciendo mis especies de suculentas y con mi multitud de aves…

Y bueno, para continuar con mi labor de bloguera debía detenerme en este acto de Gratitud pendiente… y nada mejor que hacerlo en esta tarde post eclipse…

En Gratitud, Alegría, Amor y Conciencia…

¡Gracias… Gracias… Gracias!

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Y Ahora que?



Ya pasó el eclipse… algunos comentan: Y eso era todo? Pero ojo… un eclipse es un nuevo nacimiento… y recien estamos en trabajo de parto.

Han sido tiempos difíciles… la tensión que se vive en el cielo, la llevamos interiormente porque, como polvo de estrellas que somos, tenemos en nuestro ADN energético algo de Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno, Plutón, y asteroides… y ya archi-sabemos que como es adentro es afuera…

Nadie podría negar que nos estamos sintiendo muy remecidos… Pero toda esta agitación interna y externa no es en vano, servirá para algo.
Hemos recibido tanta energía de este gran beso alquímico entre el Sol y la Luna junto con esos cuatro planetas en Aries y otros cinco en Piscis, que no sabemos aún que hacer con ella. Es el momento de lanzar nuestros deseos al Universo… esta tarde seguiremos sintiendo la enorme energía enviada desde este túnel de Luz formado por nuestras luminarias en estrecho abrazo… A seguir limpiando, liberando, soltando todo lo que está de más en nuestra vida… A llenarnos de Confianza, es lo único que necesitamos para seguir avanzando.
El impacto de este evento durará hasta el próximo eclipse solar el 21 de agosto de 2017… tenemos seis meses para vivir la transformación iniciada por este evento.

Hay una cierta desazón… la sensación de ir como errantes peregrinos no sabiendo que camino tomar…
Piscis es el último signo del zodíaco y se ha completado la vuelta a la rueda zodiacal… Habrá que empezar de nuevo…
Iniciamos otro ciclo, pero de manera distinta. Recomiendo tomar la ruta del corazón… La Luna nos ha entregado un mensaje claro opacando al Sol por un tiempo: Deja que tus emociones sean las que te guíen y que la razón solo te acompañe… Escucha al corazón y que la mente sea compañera… Se acabó la jefatura del Ego. De ahora en más solo será un socio. O si lo prefieres, un empleado.

Desde el eclipse lunar del11 de febrero nos hemos estado depurando… y hay que continuar soltando desechos desde nuestro interior y sería bueno aprovechar estos días para hacerlo. Aleja la toxicidad de ti y esto pueden ser personas, relaciones tóxicas, lugares que te ponen mal por su bajo tono vibratorio, recuerdos que te dañan… Corta los lazos que te atan al pasado y mira hacia adelante… Desecha de ti culpas innecesarias porque lo que pasó, ya fue y punto… Aléjate del conformismo y permite desde hoy darle forma a todos tus sueños. No sirve soñar por soñar, esos anhelos deben cobrar vida y la energía reinante ahora es propicia para ello.

Vemos que se han cerrado algunas puertas, lo que nos hace buscar nuevas entradas: eso es comenzar de nuevo, pero desde un escalón superior.
El signo de Piscis, el de la marea creativa, del constante fluir, de las posibilidades infinitas, nos ayudará a encaminarnos… Solo hay que confiar… los próximos seis meses prometen una renovación profunda que nos anclará fuertemente a una vida extraordinaria y verdadera: La vida que empezamos a crear hoy.

Toda esta luz cósmica llegada al planeta ha reparado nuestras alas… podemos volver a ajustarlas y emprender vuelo…
No sabemos en que momento olvidamos volar, pero algo internamente siempre nos susurró que somos seres cósmicos, que nuestra naturaleza es volar tan alto como la confianza nos lleve…  

En Gratitud, Amor, Conciencia y sumergida aún en la marea pisciana…

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

sábado, 25 de febrero de 2017

¿Qué nos pasa con los eclipses?



¿Has estado sintiendo mucho estrés, tensión, agotamiento y nostalgia durante estos días “entre eclipses”? (después del eclipse lunar y ahora con el acercamiento al eclipse solar)
No te preocupes, es absolutamente natural porque estos eventos, ya sean lunares o solares derrochan gran cantidad de energía sobre la Tierra y alrededores y los humanos somos antenitas captadoras de estas energías.

En el eclipse de mañana 26 de febrero, la Luna se interpondrá entre el Sol y la Tierra, impidiendo por unas horas la llegada de la luz del Astro Rey…  Nuestro satélite bloqueará el envío hacia nosotros de la energía solar y podemos sentirnos abandonados, a la deriva, melancólicos, con las emociones desbordadas, navegando en una barca sin capitán… y es porque la Luna será por unos momentos la reina de la fiesta y recibiremos todo su influjo amplificado…

Los eclipses son aceleradores de procesos. Llegan a cerrar temas que deben quedar en el olvido (lunares) y abrirán otros (solares) que son tareas impostergables para nuestra evolución. Siempre nos revelan cosas que hemos estado ocultando, o nos han estado ocultando… Es un proceso de sacar a la luz. Por eso se viven de manera intensa.

Somos muy vulnerables a las energías de un eclipse porque alteran nuestras emociones… resaltan la fuerza instintiva en los humanos y otras especies. Nos volvemos ansiosos, inquietos, nerviosos… sentimos que en cualquier momento vamos a estallar. Estamos expectantes porque presentimos que algo se viene y no sabemos lo que es…

Los mensajes eclípticos nunca son del todo claro. Avizoramos el cambio pero no sabemos como éste vendrá vestido… pero siempre nos trae una revolución interna. En lo colectivo también representa una evolución fuerte.
La transformación que trae un eclipse nunca es instantánea sino que se va manifestando durante los seis meses posteriores.

Las personas que más se sienten afectadas durante los eclipses son aquellas que acostumbran a acumular polvo bajo la alfombra: los que guardan secretos… de pronto saltamos de la oscuridad a la luz y podemos ver una verdad que se nos ha estado revelando por años y que solo ahora somos capaces de ver… o podemos seguir ciegos, y esa verdad se pondrá ante nuestros ojos y no estaremos en capacidad de verla… la eclipsaremos. 

Para canalizar las fuertes energías de este evento se recomienda relajarnos… meditar… Dar largas caminatas con nuestro perro o compartir días de mucho contacto con la naturaleza con la familia y o amigos… hacer un ritual... No dar cabida al estrés.

Las energías están muy potentes… Hay demasiada tensión en el Cielo y lo mejor que podemos hacer en estas horas es eclipsarnos… opacar por este tiempo revuelto a la mente y permitir que brille nuestro corazón… Sintamos el eclipse, vivámoslo con todo lo que trae: ansiedad, tristeza, rabia, dolor, impotencia… Es hora de sacar a la luz lo que hemos mantenido escondido dentro de nosotros… Si necesitas llorar, llora… Si quieres gritar para sacar la rabia y el dolor hazlo… No guardes ningún desecho emocional dentro de ti, saca la basurita afuera… Es necesario dejar cosas atrás para iniciar el gran cambio…

Por eso amigo lector, no agregue más intensidad de la que ya se percibe en el ambiente… Relájese… medite, agarre ese libro que está deseando leer, beba mucha agua, si quiere haga ejercicios, Haga un ritual (o dos) pero no vuelque la revolución que lleva dentro en los demás… Son tiempos muy intensos, pero de aprendizaje profundo para el alma…

En Aceptación, Gratitud, Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

viernes, 24 de febrero de 2017

Ritual de Luna Nueva para Volver a empezar…



Sí, parece fácil cuando decimos volver a empezar… pero solo quienes lo hemos intentado sabemos como cuesta.
Lo importante de empezar de nuevo en hacerlo en otra vibración. De nada sirve repetir una historia, la gracia está en hacerlo desde el escalón superior…

Y quizás la manera más rápida de ascender vibratoriamente es agradeciendo. Se  recomienda vivir en Gratitud constante para que nuestras frecuencias se eleven y así poder entrar a dimensiones superiores e iniciar la vida nueva que soñamos…

Este ritual lo inicias justo el día 26 de febrero, a la hora que gustes, pero yo te recomiendo la mañana, cuando la mente está despejada, cuando estamos llenos de fuerza…

Preparación del ritual

Necesitas comprarte una libreta o cuaderno con muchas hojas (x lo menos 365), lápices para tener junto a la libreta y toda la voluntad del mundo para no abandonar este proyecto…

El mismo día de la Luna nueva (domingo 26) tomarás tu libreta y escribirás en la primera hoja todas las razones o motivos que tienes para agradecer… no te midas… Agradece todo lo que se te ocurra, aunque sea el jabón con el que te duchas… Agradece… Agradece porque eso eleva tu tono vibratorio…

Cuando hayas terminado de dar gracias pon al final de la escritura un mantra fabuloso que yo repito en todo momento, ya que nunca me faltan motivos para agradecer. El mantra es: ¡Gracias, Gracias, Gracias…! Ojala con las manos hacia lo alto…

Pero no creas que eso es todo. Es solo el comienzo porque desde ese día, todos los días, a la hora que quieras, tomarás tu cuaderno y escribirás todas las razones que tienes para agradecerle al Universo… Y tendrás que recurrir a toda tu creatividad ya que si algo gusta al Universo es la prolijidad…

Hay mucho por agradecer… Respiras, estás con salud, tienes a tu familia, estás con trabajo, puedes moverte a donde quieras, comes lo que te gusta, tienes ropa en tu armario, comida en la nevera, amigos por doquier, etc…
Incluso puedes agradecer que no tienes salud, porque esa experiencia te está entregando un aprendizaje invaluable… o que no tienes comida porque también eso te deja enseñanza… todo, todo lo que experimentamos son cosas por agradecer, aunque nos causen dolor… tristeza o rabia… Tú solo agradece. Entre lágrimas, pero agradece… Con los dientes apretados, pero agradece… Cuando se te acaben las fuerzas, igual agradece…

Muchas veces sentiste que el destino estaba en tu contra porque te tocó vivir algo que te pareció la peor experiencia de tu vida y con el tiempo terminaste agradeciendo haber pasado por aquello ya que gracias a esa vivencia lograste algo maravilloso… o salir de algo desastroso… pues por eso… agradece todo lo que te toca vivir porque no tienes visión de lo que ocurrirá mañana, pero intuyes, confías en que será lo mejor para tu crecimiento.

Si algún día estás con el ánimo por el suelo y no te provoca agradecer por nada, agradece sentirte así, agradece pasar por ese grado de inconformismo porque es señal de que estás vivo, de que no eres autómata del sistema… pero no dejes de agradecer.
Siempre al final sellarás con el mantra ¡Gracias… Gracias… Gracias…!

Y así puedes dar la vuelta todo el año…

Si algún día te viene la inspiración y quieres ocupar cuatro hojas escribiendo las mil razones que tienes para dar gracias… Hazlo… y si otro día solo quieres escribir una línea de gratitud.. Hazlo…
La idea es crear este cuaderno de agradecimientos siendo lo más honestos posibles… No sirve escribir razones que quedan bien a la vista de los demás porque no es el muro de Facebook… nadie verá tus escritos y no puedes engañarte a ti misma ni al Universo.

Cuando el Sol haya dado la vuelta completa y regrese a este punto en que parte el domingo 26 de febrero, o si lo prefieres cuando acabe el año, puedes cerrar tu cuaderno y guardarlo en algún lugar secreto… o tirarlo si prefieres…

Lo importante es que con ese ritual diario de agradecimiento has adquirido el hábito de la gratitud y de ahí en más no necesitarás de libreta alguna para dar gracias… Bastará con que sientas el deseo de agradecer y alzaras los brazos al Cielo para decir: ¡Gracias… Gracias… Gracias…! Estarás viviendo en Estado de Gratitud… Habrás Ascendido!
Habitarás una dimensión superior y esa es la nueva vida que esperabas…

¿Te parece esta una buena forma de volver a empezar?

En Alegría, Aceptación, Gratitud, Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...