domingo, 25 de junio de 2017

Luna Nueva en Cáncer: Nutrirnos para alimentar al mundo



El Sol acaba de ingresar al signo de Cáncer y se unió a la Luna en su cita mensual el viernes 23 de junio. La Luna absorberá el máximo de la energía solar, impregnándose aún más de los misterios propios del signo de Cáncer… La Luna y el Cangrejo representan el apoyo emocional, el dar y recibir alimento, el nutrimento del cuerpo y del alma y cómo crecemos y contribuimos al desarrollo en este mundo que nos rodea.

Esta Luna Nueva es la mejor época del año para iniciarnos en el autocuidado… Porque si no cuido de mi ¿Quién lo hará?

El cangrejo vive y respira entre la tierra y el agua, ejemplificando con su delicada adaptabilidad. El cangrejo representa nuestra necesidad de navegar en nuestro propio mundo acuoso (las emociones, la imaginación y la psique) mientras se mantiene en la tierra  (orden, estabilidad, capacidad de concretar). El cangrejo también refleja nuestro ciclo infinito de derribar y reconstruir nuestra imagen a medida que vamos cambiando en el transcurso de la vida. Y, al igual que el cangrejo, superamos nuestra propia dependencia al pasar por el delicado proceso de extracción de nosotros mismos de esa concha de protección en la que vivimos y por el arduo proceso de construir una nueva casita, más sólida confortable para sentirnos protegidos y cuidar de nuestros seres queridos.

Con el Sol y la Luna en Cáncer activamos el trabajo interno de vivir dentro y fuera de nuestra concha, proceso fundamental para nuestra evolución que nos lleva a equilibrar nuestro crecimiento interno sin abandonar lo externo… y en esto el cangrejo es un maestro.

El arquetipo canceriano refuerza nuestro concepto de la madre y el bebé. Nos retorna a la naturaleza infantil de abrir nuestras bocas confiando plenamente en que la vida nos alimentará brindándonos todo lo que necesitamos… y solo aceptando, confiando es como podemos absorber y digerir todo lo que nos toca vivir. En la infancia buscamos eso que nos hace sentir seguros y cuidados. Tenemos un total sentido de pertenencia. ¿Cuántos de nosotros recibimos todo lo que necesitábamos? ¿Cuántos nos sentíamos hambrientos, incluso cuando la comida nos bajaba por el estómago? ¿Cuántos rechazamos la alimentación del pecho materno o teníamos madres que no podían nutrirnos con su leche? Y ahora, ¿Somos capaces de levantar la cabeza como pájaros hambrientos para recibir el nutrimento que nos envía en Universo? La dependencia fue nuestra primera lección aprendida… Nos toca independizarnos y volvernos autovalentes ¿Estamos listos?

Por más fabulosos y hábiles que fueran nuestros padres, todos crecimos con algún tipo de carencia que y nos vimos obligados a compensar... Crecimos, pero a veces el crecimiento físico no estuvo en armonía con el psíquico y por dentro somos aún unos niños hambrientos de afecto, de seguridad, de contención… de amor…
La parte cangrejo que hay en nosotros (revisa en que área de tu carta –y de tu vida– tienes a Cáncer) intenta retener con sus tenazas todo lo que le hace sentir seguridad, complacencia, felicidad y le evoque el estado de unión con su madre nutricia… pero hay que crecer… hay que salir de la concha y llenar el vacío que nos deja la separación con nuestra madre ¿Cómo? Nutriendo a otros…

La Luna Nueva es siempre el inicio de un ciclo y estando en Cáncer quiere que renovemos nuestra relación con la madre… no con la madre física sino con la madre emocional, esa que sigue viviendo en nosotros y que quizás no llenó nuestras expectativas pero está ahí, siempre esperando que cortemos el lazo para volvernos seres independientes, capaces de brindarnos todo lo que buscamos afuera… ¡Tremenda tarea nos trae esta Luna!!!

Solo creciendo, madurando, desarrollando la conciencia, es que la vida se convierte en un lugar seguro para poder compartir nuestras emociones y sentimientos más profundos.
Nadie nace para ser un eterno bebé… lo hacemos para volvernos adultos, responsables y conscientes para renovar el ciclo que iniciamos con nuestra madre y nutrir a otros con amor y sabiduría…

Un ritual?
Siempre: Agradece tu nacimiento, la madre que elegiste, el nutrimento que recibiste… y hazlo todos los días… Sin todo eso –poco o mucho– no serías el maravilloso SER que ahora lee esta nota…

Feliz, pero muy Feliz Luna nueva en Cáncer!

En Amor, Gratitud y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...