Seguidores

domingo, 17 de mayo de 2015

Stop it!



Esta Luna nueva en Tauro nos invita a la calma… a detenernos. Y aunque todo lo lunar nos impulsa de manera automática y actuamos (o dejamos de hacerlo) por inercia, hoy estamos invitados a detenernos conscientemente.

Cuesta parar… cuesta romper rutinas (aunque sean taurinas) y sobre todo callar a la loca de la casa que es la mente y nos va desordenando el panorama mientras viajamos por la vida.

Qué es detenernos? – es apretar el botón de pausa en el diario vivir y quedarnos así… en suspenso… viendo como el mundo no se viene abajo porque no vamos apurados. Sorprendernos de que la Tierra sigue girando a pesar de que hemos preferido cancelar algunas citas y quedarnos en casa… haciendo nada… disfrutando…

Pero… ¿para que detenernos? Para conectar… más bien para re-conectar con nosotros mismos, con la esencia, con eso que realmente somos y que olvidamos a diario por identificarnos constantemente con nuestras máscaras –egos– y perder así la conexión con el alma.

Mercurio, el planeta de los procesos mentales, inicia su retrogradación este lunes 18 confirmando así que el cielo conspira en favor de nuestra detención.
Es cierto, el mundo enseña que hay que actuar, movernos, ir de aquí para allá, laburar, estudiar, divertirnos… y aprendemos a no parar, por eso sentimos que “no hacer”, es perder el tiempo… más aún, el “no hacer” nos descoloca, no sabemos que hacer en el no hacer… Y es porque estamos programados en el hacer, pensar, hablar, actuar… y no hacerlo equivale a no estar…
Entonces empecemos a desprogramarnos y practiquemos la dulzura de no hacer nada.

Tiempo para:

Re-lajar el cuerpo, la mente y todos los sentidos .

Re-visar nuestras vidas ¿Hasta donde hemos llegado? ¿Estamos en el lugar donde queremos estar?

Re-flexionar acerca de lo que realmente anhelamos en esta vida.

Re-conectar con la esencia, con ese espíritu inmutable, con ese niño interior que permanece siempre ahí esperando que lo invitemos a jugar.

Re-parar en nuestra pereza. Esa inercia que nos impide empezar –o re-comenzar– desde un punto cero.

Re-plantearnos la vida entera.

Re-modelar nuestros sueños… Cuántos de nuestros sueños son condicionados por otras personas? Aprovechar este instante para limpiar cada uno de esos sueños de energías ajenas y conservarlos puros… nuestros…

Re-armarnos… Todavía estamos medio destruidos por los aconteceres últimos que nos han estado purificando para seguir avanzando. Ahora volvemos a componernos pedacito a pedazo.

Re-cordar cual es el propósito de esta existencia. Cuando nacimos lo teníamos muy claro, pero con tanta información innecesaria que nos agregaron lo olvidamos…

Re-sucitar… claro, porque ya nos hemos dejado morir y queda resucitar a una nueva vida, como la que siempre soñamos, como la que trajimos abocetada al nacer…

Re-irnos… reírnos mucho porque este es un tiempo de mucha alegría, de felicidad y de permitirnos fluir… desde el alma… desde el corazón…

Por eso, nada más termines de leer esta nota para… detente… Aprieta el botón de pausa a tu vida y quédate así… Disfrutando… No te arrepentirás.

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...