Seguidores

sábado, 26 de abril de 2014

Penumbra Taurina



El 29 de abril, durante la madrugada, quedaremos a media luz porque la Luna obstaculizará la llegada de luz hasta nosotros.
Un eclipse solar solo ocurre durante el novilunio (Luna Nueva), cuando Sol y Luna están en conjunción. Básicamente un Eclipse solar acontece cuando la Luna se ubica entre la Tierra y el Astro Rey bloqueando los rayos solares y proyectando una sombra sobre la Tierra.
Se llama eclipse anular cuando podemos ver a la Luna apenas más pequeña que el Sol rodeada de un fino halo de luz que deja ver el Sol tras ella.

Quedaremos en penumbras durante un espacio de tiempo, solo el necesario para que, ante la incapacidad de ver con nuestro ojos, empecemos a mirar con el corazón.
Este eclipse ocurre en el signo de Tauro por lo que las energías solares y lunares nos llegarán con este tinte taurino sensualidad, seducción, tenacidad, perseverancia, arte, valores, economía y nos invitan a trabajar en nosotros esas características. También nos permitirá ver nuestra sombra taurina –pereza, lentitud, glotonería, avaricia, testarudez, obsesión, haraganería– aquello de nuestra parte Tauro (allí donde tenemos a Tauro en la Carta Natal)

Los eclipses siempre son una puerta que se abre hacia nuevas posibilidades. Esta puerta la llamaremos Abuplacons (mezcla de abundancia, placer y constancia) porque es la energía Sol y Luna en el signo del Toro nos están enviando
El mensaje del Cielo es claro, si vives desde el corazón, haciendo lo que te gusta, un trabajo que produce placer más que obligación, tendrás lo que siempre has soñado. Es la promesa del 1000x1 Si te dedicas a SER, todo lo demás vendrá por añadidura, no te faltará nada. Solo debes confiar en el Universo, pero por sobre todo en ti mismo, en que estás lleno de talentos, que no serán los mismos de la gente famosa que admiras: pintar, cantar, escribir, bailar, actuar etc. Pero si te concedes el tiempo para buscar dentro de ti descubrirás que tienes una manera única de hacer algo… así que ¡Hazlo!

La energía de este eclipse perdurará por casi un año y está ahí, disponible para que la uses y cruces el portal hacia la próspero y abundante que tiene la vida para ti… pero solo podrás cruzarlo si vives desde el corazón, si te atreves a dejar salir a tu niño interior para que te guíe y aconseje. Ya está muy pasado de moda decidir con la cabeza y dejarse llevar por la razón. Lo que se impone –ahora más que nunca– es vivir desde el corazón: reír, jugar, cantar, bailar, disfrutar… todos los deleites taurinos están ahora ahí, enfrente tuyo para que los tomes y te entregues al placer de vivir como cuando eras un niño y no te preocupabas del futuro ni tenías enganches del pasado… Vivir el presente… mejor dicho: Disfrutar del presente

En Amor y Conciencia.

Me® 


Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

viernes, 25 de abril de 2014

Divergente




Ayer fui al teatro con la intención de ver Agosto, pero no había entradas y sin muchas ganas opté por ver Divergente quedando gratamente sorprendida, no solo por mimar mis sentidos viendo al guapérrimo Cuatro, sino porque me sentí plenamente identificada con la trama y creo que a muchos puede pasarle igual.

Sí, creo que todos somos, en mayor o menor medida, divergentes de esta sociedad. La mayoría acepta el rótulo que el colectivo les ofrece y se encasillan en el grupo de los buenos (Buenitos Jones les llamo yo), los rebeldes, los idealistas, los arribistas, los resignados, los espirituales, los bellos, los feos, los afortunados, los inteligentes, los divertidos… etc, y hacen todo lo posible por ajustarse a ese molde y he visto a mucha gente llorar en mi consulta porque se sienten presos de esa clasificación en la que ellos mismos se han metido, cuando en realidad todos podemos pertenecer a mas de una de esas facciones.

Desde niña me llamó la atención que la gente se sorprendiera conmigo porque me encuadraban en ciertos grupos y mis palabras o acciones podían no encajar en lo que ellos esperaban de mi. Las madres de mis compañeras me clasificaban en el grupo de las mateas (estudiosas) y no les gustaba que yo fuera tan alegre y bulliciosa cuando las visitaba… las monjitas del colegio se agarraban la cabeza a dos manos cuando yo defendía con pasión mis ideas o las de mi grupo de amigas porque me tenían muy metida en el grupo de las sumisas… y después me pasó con mis pretendiente. A ellos les gustaba mi formalidad, y cuando salía la espontánea irreverente huían despavoridos… Si, siempre me sentí una divergente porque encasillarme en algún grupo significaba reducirme, traicionarme… además me resultaba tan improbable como debe ser para el agua dejar de fluir… si hasta me era imposible dar un beso sin sentirlo y cuando llegaba la tía mala (en todas las familias hay una) yo le ofrecía mi mejilla, exasperando a mi madre y a ella misma, quién prometía desheredarme si no la besaba.

Una gran parte de las depresiones que sufren las personas, provienen de ese temor a mostrarse tal cual son. Desde niños te ponen una marca y, con la intención de agradar a los padres y maestros tú tratas de ser lo más fiel posible a ella y no caes en cuenta de que así puedes estar yendo contra tu propia naturaleza.
Crecemos dentro de ese marco que nos han delimitado y cualquier gesto de salirnos de él trae la recriminación familiar o social y hasta religiosa. Pocos tenemos el valor de salir del cuadrado que nos han trazado y sufrir el costo de ello. Pero la vida es generosa y siempre premia a quienes son fieles a su esencia y ahora la tortilla se está dando vuelta porque muchos están rompiendo el encuadre en que estuvieron metidos y se la están jugando por la honestidad –palabra clave de estos tiempos– y aceptan que pueden pertenecer a más de una clasificación.

Al salir del teatro, mi acompañante me preguntó ¿Si tuvieras que optar por una facción en cual te quedarías? Le respondí sin pensarlo: en todas y ninguna porque soy todo eso y mas… Soy una divergente … ¡todo el rato! ;)

Me® 


Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

jueves, 24 de abril de 2014

Intensidad Abrileña


Ya lo comentamos al iniciar el año y para nadie ha sido muy sorprendente todo este tiempo de agitación y desafíos. Parece que nos estuvieran moviendo el piso –en algunas latitudes es literal– y todo para que nos aquietemos unos momentos y escuchemos esa vocecilla de la vida que a veces es un grito pero que no oímos por andar siempre enchufados al audífonos de la tele, el Tablet o lo que sea que el sistema use para mantenernos en el afuera.

Empezamos abril con un terremoto en el norte de Chile, luego otro en México, en plena semana de pascuas los hermanos porteños, habitantes de Valparaíso, vivieron su propio Vía Crucis viendo como se quemaban todas sus pertenencías… Los gobiernos tambalean, Ucrania a punto de estallar en guerra, el Papa suelta verdades que el mundo esotérico pregona hace siglos y el negocio farmacéutico queda al descubierto… No ha parado abril y lo peor –o mejor, depende como lo mires– es que mayo promete también mucha acción, aunque de manera menos violenta.

Nos estamos metamorfoseando y eso me recuerda el Libro de Kafka por lo difícil que está siendo asumir este cambio… No somos los mismos de antes y hay que adaptarse a lo nuevo. Ofrecer resistencia es suicidio, solo hay que sintonizar con este aire más prístino que hoy respiramos y para ello la vida nos pone justo en la cresta de la ola con la sola intención de sacar lo mejor de cada uno. Ante situaciones límite aflora la esencia y caen las barreras protectoras del ego y es por eso que estamos todos así, caminando sobre la cuerda floja sabiendo que si caemos, abajo hay un campo minado… No nos están dando tregua y solo queda  cambiar o cambiar. Es la única decisión.

Muchos que leen esto dirán: pero que mala es la vida con estas personas y es todo lo contrario: Cuando las madres sueltan a sus cachorros también algunos opinarán que es desamor, pero el mayor regalo que puede tener un ser humano es la libertad, esa que se conquista dando duras batallas, especialmente con uno mismo. Pero una vez que eres libre, nadie te puede robar ese tesoro. Y la vida nos quiere libres: Libres de paradigmas, de eufemismos, de deshonestidad, de ambición desmedida, de separación, de temores, de pusilanimidad… Es la tarea que nos falta. Conquistar nuestra libertad para poder hacernos cargo de nuestra vida sin tener que hipotecarla para ser mantenidos por sistemas emocionales, económicos, y miedos y más miedos… Llegó la hora de saltar…

Nos están remeciendo para que caiga la capa del ego y volvamos a nuestra pureza original… Ya se que el centrifugado no ha parado y abril lo programó a la mayor intensidad… pero ya no queda más. Después de tantas sacudidas ya estamos listos para las energías de mayo que viene algo menos agitadas, pero muy aleccionadoras.

Diría que estamos en duelo por ese ser que creíamos ser y debemos dejar morir. Nos estamos re-conociendo en lo que verdaderamente somos y, por doloroso que esté siendo para muchos, es la manera que nuestro ADN reconoce para despertar: remecernos.

Es por eso que el piso se nos mueve, para que nos atrevamos a buscar suelos más firmes o volvernos expertos equilibristas, y nos pone arriba de la ola para que aprendamos a surfear… Es la única razón para tanta intensidad abrileña.

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...