Seguidores

miércoles, 19 de junio de 2013

Enciende tu hoguera



La temperatura ha bajado notoriamente, y es la hora de encender el fuego interior para entibiar nuestros cuerpos y calentar el alma y el corazón.
Invierno es siempre la súplica de la naturaleza para que acudamos al interior, por eso baja las temperaturas, obligándonos a pasar más tiempo en casa, distrayéndonos menos con “el afuera” para centrarnos en lo que ocurre dentro de nosotros.
Antiguamente quedarse en casa era tomar el bordado o el tejido y sentarse junto al fuego para reflexionar entretanto nuestras abuelas pasaban puntos de una aguja a otra confeccionando un chaleco, o seguían un dibujo con los hilos para bordar un mantel, mientras afuera nevaba o llovía. Eran tiempos de mucha conexión con el alma y de escasas depresiones. La vida moderna trajo el invento de la tecnología y tenemos tantas distracciones como la radio, la tv, la internet y otras cosas, que cada vez cuesta más hacer el sagrado silencio para realizar el viaje interior.
Las largas y oscuras noches invernales sirven para que las semillas de la creatividad germinen en nuestras mentes y puedan dar vida a nuevos proyectos. Las grandes ideas se gestaron en el silencio y germinaron en la oscuridad…
La tierra se nutre de lluvias para fortalecerse y dar vida a todas esas semillas que cayeron de los árboles justo cuando el fruto estaba maduro y debía reiniciar su ciclo.
Es hora de reiniciar también nuestro ciclo con un periodo de silencio y quietud como el que tuvimos en el vientre de nuestra madre antes de nacer en nuestra primavera interior... Es así, en el recogimiento, como los árboles permiten que sus raíces crezcan y se fortalezcan bajo la tierra mientras sus ramas descansan luego de haber soltado su follaje… Ya hemos soltado y quedamos con los brazos libres para abrirlos al cielo  en actitud de recibir todos los regalos que el Universo nos trae.
Vamos… ya es hora… enciende el fuego interior porque ha llegado Invierno…
Me® 


 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

domingo, 16 de junio de 2013

Ritual de Abundancia con las semillas que nos dejó el Otoño



Llegó anunciando lluvias… pasó como una ráfaga y ya tenemos que despedirnos de este Otoño, que entró desafiante y nos ha puesto a todos de cabeza con su energía transformadora… A ver ¿Quién de nosotros puede decir que se encuentra igual que al comienzo del año?  nadie… porque esta vez el Otoño cumplió su misión como nunca y nos ha transformado… o quizás solo nos despojó de todas esas capas de ego que soltamos como hojas mecidas por los vientos del dolor y mojadas con alguna que otra lágrima… somos cada vez más genuinos… aparece nuestra esencia y, aunque no ha sido fácil dejar caer todo lo que creemos es nuestro, nos sentimos liberados… esperanzados… aún en medio de la confusión.

Realizaremos este sencillo ritual para hacer consciente la energía transformadora en nosotros mismos ya que usaremos semillas de diferentes tipos y las semillas nos representan a nosotros. Dentro de cada diminuto grano se encuentra la síntesis de la vida, que ayudada por los cuatro elementos: agua, tierra, fuego y aire es capaz de ver la luz y transformarse en una planta, un árbol, un fruto de cae del árbol y reinicia el ciclo tantas veces como el Universo disponga… Así nosotros nos transformamos decenas, -que digo- centenas y millones de veces porque somos eternos…

Para hacer este ritual necesitas semillas de cualquier tipo. Yo elegí porotos (frejoles, judías) maíz, y lentejas porque son las que más conozco, me son familiares y representan la idiosincracia de mi país porque han sido el sustento de muchas generaciones que tuvieron vida por la energía entregada por estas legumbres.

Colocarás las semillas en un frasco, florero, frutera o copón –hasta puede servirte un vaso grande– lo llenas con tus semillas favoritas, pueden ser mezcladas o por capas. Les colocas una vela de cualquier color encima -como en la foto- y la enciendes la noche del 22 de junio, para esperar el invierno y dejar atrás el Otoño.

Cuando enciendas la vela repites 7 veces, con mucho amor:
“Semillas que vienen de la tierra y a la tierra volverán, les pido que llenen mi vida de abundancia y fertilidad.
Que en mi casa abunde el sustento, en mi corazón la alegría y en mi familia la paz”
Así es y así será.

Puedes encender la vela por tres días seguidos, durante unos 20 minutos, mientras repites por 7 veces:
“Semillas que vienen de la tierra y a la tierra volverán, les pido que llenen mi vida de abundancia y fertilidad.
Que en mi casa abunde el sustento, en mi corazón la alegría y en mi familia la paz”
Así es y así será.

Conserva este copón de semillas durante todo el invierno como adorno sobre tu mesa o en la cocina. Será el recordatorio constante de que la abundancia se manifiesta en tu hogar.
Si lo deseas, puedes hacer varios copones y regalar a tus amigos o familia, como un amuleto de prosperidad. Hazlo con tanto amor, como si lo hicieras para ti.

Una vez terminado el invierno, puedes entregar las semillas a la tierra o lanzarlas a algún río o arroyuelo. Lo importante es que vuelvan a la naturaleza.

Eso es todo… Las semillas son un preciado tesoro que aún no somos capaces de valorar y justo ahora, con la llegada del invierno, mientras nos recogemos en el hogar dedicaremos tiempo a reflexionar sobre la vida, no solo la nuestra, sino la vida que reina en todo el planeta.

Que la abundancia les acompañe durante todo el Invierno!

Nota: No es importante lo que hagas con los restos de vela en cualquier ritual. Puedes guardarlo, reciclarlo o tirarlo a la basura, no alterará en nada la efectividad del ritual.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

sábado, 1 de junio de 2013

Depuración total...



Vivimos un tiempo de limpieza profunda del alma y en este preciso instante nos hallamos en el proceso de separar la paja del grano… una ardua tarea porque estamos tan aferrados a cosas innecesarias que se hace imperioso este fuerte aseo energético –incluido el centrifugado– que quitará todo, exactamente todo lo que no es esencial en nosotros.

Son muchas las personas que me comentan el estado de confusión, desesperanza, frustración y tristeza que experimentan, sin saber bien porque y como dentro de ellos surge la idea de hacer cambios en sus vidas…
Yo les explico que acabamos de entrar a la parte central de este portal llamado 2013, que todos atravesamos individualmente y como humanidad… Dejamos atrás las viejas energías y nos abrimos a recibir todo lo nuevo que el Universo hoy nos está regalando…

Esta serie de portales energéticos que estamos cruzando desde el 2011, son como un cedazo (tamiz) que deja pasar solo energías depuradas. Es por eso que el tema vibracional cobra tanto protagonismo, porque tenemos que elevar el tono vibratorio, soltando toda esa basura energética –los apegos, los rencores, las tristezas, la desconfianza, la esclavitud del ego y sobre todo nuestros miedos– Si sigues aferrado a lo viejo no podrás pasar porque la única forma de ir cruzando portales es vibrar en sintonía con ellos… Pero nadie te obliga… es tu decisión. Te recuerdo que este año 2013 nos toca la gran tarea de elegir… y aquí estamos, decidiendo si quedarnos en un mundo en ruinas o avanzar hacia la esperanza de un mundo nuevo, como el que siempre soñamos…

Quizás estás viendo reaparecer en tu vida temas que creías finiquitados porque los guardaste en el cofre del olvido, pero hay heridas abiertas y tenemos que cicatrizarlas, cerrar ciclos, finalizar etapas y por eso verás como tu pasado se presenta exigiéndote cuentas. Puedes verte envuelto en las mismas situaciones de antaño, vivenciando cosas que juraste no volver a vivir… y esa será la gran prueba. Ojala puedas –es un trabajo de voluntad–vivirlo de un modo diferente: siempre consciente de que es un trabajo necesario para avanzar y no quedarse pegado en “la cosa humana” de la experiencia.

El cuerpo también se adapta a esta nueva vibración así que no asustarse por los continuos mareos y nauseas… es el bamboleo de la centrífuga que nos quiere a todos muy limpios y secos… casi esponjosos… pero en estado de total pureza, como llegamos un día a este planeta: desnudos y bellos, con los ojos vivaces y llenos de alegría porque iniciábamos esta aventura en el planeta Tierra, donde vinimos a experimentar la dualidad… pero con tanta distracción que la vida nos ofrece olvidamos el propósito de nuestra existencia y perdimos la alegría y la belleza, la vivacidad de la mirada y la pureza… nos contaminamos con tanta cosa ajena a nosotros que es la hora de soltarlas con este movimiento de centrifugado programado en el nivel máximo…

Estamos a punto de recobrar nuestra pureza esencial.. recobraremos nuestra inocencia primaria. Recordaremos quienes somos y atrás, en el viejo mundo, se quedarán todas esas máscaras 3D que usamos para los diferentes roles que la vida nos pidió… Recuperaremos la honestidad y ya no tienen cabida los comportamientos “convenientes” o  “para complacer” a otros… Ahora YO SOY y nada más… esa es la depuración total…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...