viernes, 22 de marzo de 2013

A conectarnos...



Mi ciudad se ha vestido de melancolía porque entramos en una nueva etapa donde la naturaleza baja la actividad para preparar su receso. El otoño es un excelente momento para conectarnos con nuestra propia esencia, despojados de la superficialidad, de la vistosidad y las distracciones del exterior. Queda demostrado así que la vibración de la naturaleza es también un constante yin y yang donde todo es posible. La abundancia y la escasez forman parte de la vida, de nuestra tierra, de nuestra esencia. Las dos forman parte del todo. Y hay un tiempo para crecer y salir y otro para retraernos y esperar…

A muchos les disgusta la llegada de Mr. Autumn porque sienten que se pierde libertad con eso de acortar los días y alargar cuellos y mangas, pero sobre todo porque después de tanta luz, opulencia, crecimiento y frondosidad es duro encontrarnos con esta fría desnudez otoñal… pero esa es justamente la magia del otoño, porque además de darnos un goce a todos los sentidos con solo caminar por esas alfombras verdes-ocres-anaranjadas-marrones que servirán de abonos cuando la naturaleza entera se abra hacia luz en su gran despertar y renazca convertida en una mullida y brillante alfombra verde, dando nuevamente disfruta a todos nuestros sentidos…

Ahora es tiempo de reposo, de calma y de equilibrar el frío y oscuridad exteriores sacando afuera nuestro propio brillo y luminosidad. Hemos sido cargados de tanta energía y luz que es hora de empezar a iluminar y despertar ese proceso creativo que está en nosotros.
Cuando la vida cierra su almacén de provisiones afuera, nos está obligando a abrir nuestra propia reserva de energías y es una clara invitación a conectarnos con toda nuestra fuerza interior, esa que nos hará más tibios los días fríos y más luminosos los días oscuros. Ya fuimos cargados de tanta energía que se hace imperioso el usarla para no desequilibrar este armonioso ajuste universal que sabe exactamente cuando dar y cuando recibir…

Ahora es el tiempo de reflexión, de autenticidad, de humildad y sencillez. Tiempo de parar el trabajo externo para realizar el trabajo interno. Estamos listos para entregar esa riqueza que todos cosechamos y entregarla para el abono a las cosas nuevas que vendrán a nuestras vidas.

No le pongas mala cara a Mr. Autumn, ábrele las puertas de par en par y recíbelo con una sonrisa y los brazos abiertos. El es un maestro y viene a darte lo que necesitas en este momento… y en este momento estás precisando conexión. Conectarte con tu ser interno, escucharte, abrazarte, consolarte, perdonarte… Ya sabes que nada sucede por casualidad y que lo que llega a nuestras vidas siempre trae algo enriquecedor…y esta época trae una invitación a lo simple, a lo auténtico… a conectarnos…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

jueves, 21 de marzo de 2013

Sanando con las energías de Otoño




No podemos negar que los primeros meses de este tan esperado 2013 han sido moviditos en todos los aspectos y que las nuevas energías no dejan indiferente a nadie. El nuevo tiempo nos invita a caminar por sendas de crecimiento conduciéndonos a la antesala de un profundo cambio interior que todos elegimos vivenciar en esta encarnación. Tenemos tantas inquietudes dentro de nosotros… ¿Estamos listos para adentrarnos en este periodo del año con todos los desafíos que nos trae? Este equinoccio de otoño tiene una vibración especial, que se une al espacio de tiempo serpentino, y juntos nos darán una maestría en desapego… así que vamos a aplicarnos en esta materia que a todos nos cuesta que es el despojarnos de todo lo que debe quedar atrás… y nuestro gran maestro será nada menos que una de mis estaciones favoritas: el Otoño.

Ya se sienten las brisas frescas otoñales junto con los helados vientos que han empezado a soltar de sus ramas las hojas amarillas y secas… Es hora de hacer una limpieza profunda en nuestras vidas porque dentro de nosotros muchas cosas ya se están cayendo… o a punto.

Haremos un homenaje al otoño en tres etapas de 3 días que elegirás entre los dos primeros meses que dura esta estación, entre el 20  de marzo y el 20 de mayo, por las mañanas… Durante 3 mañanas te convertirás en discípula de esta romántica estación, y así como imitando a los árboles te desprenderás de todo lo que ya cerró un ciclo en tu vida.

Lo primero será poner orden en tu cabeza así que en la primera mañana elegida te levantarás y asearás como siempre, pondrás una música suave y meditarás acerca de tu vida y tus apegos. ¿A que te apegas? ¿Necesitas depender de otras personas? ¿Otras personas se apegan a ti? ¿Crees ser indispensable en la vida de algunas personas? ¿O será que esas personas son indispensables para ti? Aclárate… se muy honesto porque este es un trabajo íntimo tuyo. Nadie conocerá las respuestas a estas interrogantes más que tu. ¿Eres feliz con tus apegos? ¿No sería mejor soltar algunos? A veces nuestros sufrimientos son causados justamente por el excesivo apego a las ideas, normas o costumbres. Una creencia errónea es causa de dolor muchas veces así que vamos a revisar detalladamente nuestros dogmas y a liberarnos de ideas nada espirituales y eso quiere decir que inhiben tu libertad.

El segundo día meditarás acerca de con que puedes llenar ese espacio que dejará los que estás soltando. Cada hoja que sueltas dejará un vacío que tú deberás llenar con un nuevo proyecto. Si eres valiente y no estás temiendo dejar atrás lo que te conduce por caminos no placenteros ni de crecimiento, haz una lista de lo que dejarás atrás y revísala muchas veces para que no seas inconsecuente con ella porque a veces quieres dejar a tu pareja, pero no eres capaz de soportar las consecuencias de eso. Así que con honestidad y mucha humildad armarás la lista de todas las hojas que dejarás caer de la rama de tu vida. Vuelvo a recordarte que este es un trabajo personal y que no tendrás que comunicar a nadie – a menos que lo desees – los resultados, y tu lista es secreta.
Lo más importante es hacer consciente que ya hay mucho que soltar en la vida de cada uno y lo soltarás de a poco y solo si tu quieres. Ya sabes que tanto la naturaleza como el Universo respetarán tu libre albedrío. Por ahora solo tomarás conciencia de los ciclos de tu vida que debes cerrar.

El tercer día dedicarás la mañana a recoger semillas, porque todo aquello que has soltado dejo una semilla dentro de ti… Soltar la costumbre de ver televisión dejó un espacio que puedes llenar siendo creativa y puedes pintar, escribir, coser, crear un blog, leer un libro, tomar clases de yoga o jardinería, hacer proyectos, visitar lugares que siempre has querido conocer, etc. Crea tu nuevo programa de vida. No temas abrirte a lo nuevo, solo ponte a tono con la vida y elabora con el corazón. Crearás tu lista de “semillas”, que no tiene porque ser larga, es mejor una pequeña lista de 3 ó 4 cosas que podrás cumplir que una eterna lista de cosas incumplibles. Son las semillas de tu nueva vida, de esa vida que siempre has soñado pero que no sabías que podías lograr.

Ahora estás listo para sanar tu vida y solo debes liberarte de lo que te impide ser feliz. Quizás antes no sabías que estabas en capacidad de cumplir tus sueños, ahora lo sabes y puedes sanar todos esos aspectos que te “duelen”. Siempre estás a tiempo de soltar el sufrimiento, el dolor, la tristeza, el engaño, la amargura, la maledicencia y los prejuicios… Siempre estás a tiempo de poner la semilla de la alegría, de la verdad, de la calma, de la confianza, de la dulzura, del amor y de la paz en tu vida…

Recuerda que el Otoño es tu maestro y ha venido a recordarte que siempre estás en posibilidad de alcanzar tus sueños y sanar tu alma ¿Qué estás esperando?

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Aprendiendo a soltar...



Cada mañana observo los árboles desde mi ventana y noto como ya empiezan a vivir su lenta transformación. Las hojas han ido pasando desde el verde brillante casi esmeralda hasta el amarillo dorado, ocres intensos, rojizo fuerte, ciruela opaco, marrón achocolatado y vinos añejos… Poco a poco la temporada está cambiando y así mismo mi corazón se prepara para vivir esta evolución.

Todos, sin excepción, formamos ideas de nosotros mismos y nos clasificamos en diferentes grupos: los caucásicos, de piel blanca, de estatura media, saludables, de un país semi desarrollado, de buena educación, de religión tal, de padres conservadores, de abuelos europeos, heterosexuales, de buenas costumbres, trabajadores, respetuosos de las normas, buenos amigos, etc. y con eso creamos una imagen estática, siempre bajo esa ilusión de la estabilidad… y de pronto nos damos cuenta que hemos ido cambiando y esa idea no se ajusta mucho a la imagen que tenemos de nosotros… ya no nos sentimos tan orgullosos de que nuestros abuelos hayan llegado del viejo continente, ni nos creemos afortunados de tener una piel tan blanca… sentimos que nuestra educación fue un desastre y que hubiese sido mejor no ir a la escuela y aprender cosas más necesarias como a respirar conscientemente, o a crear nuestro propio huerto en casa o a cocinar sin tener que matar a nuestros hermanos animales, o a hacer cartas astrales para conocer la influencia de los planetas en nuestro vida y cien veces mejor sería habernos quedado en casa aprendiendo a expresarnos con pinceles y colores en un gran lienzo blanco… ya no nos identificamos con esa religión tal ni con un determinado país… nos sentimos parte de este mundo, del Universo y  asumimos que hemos ido dejando atrás muchas cosas que creímos nuestras…

Hoy siento que soy como cada uno de esos árboles que veo por la ventana, cambiando mis ritmos y colores internos… Vamos creando hojas nuevas cada año y también nos vamos desprendiendo de otras… a veces no somos conscientes de eso y con el correr de los años nos damos cuenta, como hoy,  de lo diferentes que somos de aquellos que una vez fuimos… Hemos dejado ir tantas cosas… y hemos adquirido otras…

Vivimos nuestras propias estaciones internas creando nuevos brotes en primavera, madurándolos en verano y dejando caer hojas en otoño, para entrar en el receso invernal…

Este año te propongo vivir este proceso más conscientemente… que no pase el otoño por tu vida, sino que vívelo con todo tu ser empezando por mirar a tu alrededor para ver las hojas de tu vida que se han secado y deberás soltar… Revisa tus creencias, tus costumbres, tus sueños… examina tus afectos, tus emociones, tus conflictos…Tal vez debes dejar caer como hojas algo de esto y si quieres que entren cosas nuevas a tu vida tendrás que generar el espacio que ocuparán… primero dejarás libre la rama para que se formen nuevos brotes… No temas desprenderte de algunas cosas… desapégate de todo lo que no te hace feliz… Ten el valor de escucharte y aprende a oír esa voz que sale de tu corazón. No permitas que sean otros los que decidan como debes vivir la vida. Haz de este otoño un espacio para el encuentro contigo mismo y recuerda que esta nostálgica estación es precisamente una invitación a oír los susurros de nuestra alma.

Ahí, en el silencio otoñal dedica un tiempo a mirar los árboles y a aprender de ellos como viven esta mutación… Imprégnate de la sencillez y humildad inherente a la naturaleza, para liberarte de cargas innecesarias… Deja de arrastrar ese cargamento de hojas ya muertas y suelta… libérate… libera a otros… Se libre!

Ya no eres quien fuiste hace muchos años porque soltaste las cargas que te impedían avanzar… despréndete ahora lo que te produce estancamiento y camina confiado en que lo que te espera es mejor… estás listo para sacar afuera toda esa maravillosa cosecha que darás al mundo. El fruto ha madurado y es tiempo de escucharte… y ser feliz.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

lunes, 18 de marzo de 2013

Gracias Tío Mercurio!




Ya tuvimos bastantes lapsus y desaciertos y quizás la torpeza fue nuestra mejor compañera durante estos días en que Mercurio realizó su mágico viaje y nos llevó a navegar en la inmensidad de ese océano infinito de la fantasía donde tuvimos demasiada dificultad para poner límites a nuestra imaginación… pero desde esta madrugada, el mensajero de los Dioses ha decido retomar la senda y regresar… dejó de gastarnos sus bromas mercuriales y ahora vuelve a su curso normal, permitiéndonos aflorar nuevamente, dejándonos el campo libre para la comunicación y la conexión con las palabras e ideas de los otros.

Tiene fama de díscolo este dios alado, pero no lo es tanto ya que se transforma en un verdadero maestro cuando decide que ya está bueno de tanto movernos en el “afuera” y nos empieza a confundir con su re-trogración, solo para que podamos hacer el viaje hacia lo interno y re-flexionemos… Su método es un tanto especial, pero él sabe que los humanos solo aprendemos a palos y se da el tiempo de ponernos “de vuelta” para que no descuidemos la relación que tenemos con nosotros mismos, con ese yo interior.

Volvió el tío Mercurio… y regresa feliz de sus desestresantes vacaciones y ahora la invitación es a re-tomar normalmente las riendas de nuestras vidas porque ya nos regaló esta gran oportunidad de irnos hacia las profundidades internas y re-visar como nos vamos conduciendo por la vida, re-plantearnos muchas cosas y sobre todo re-setearnos y re-nacer…

Es un buen momentos para iniciar nuevos proyectos, sobre todo porque dentro de dos días tendremos la energía de Aries entrando de lleno en nuestras vidas, con toda la fuerza que le entrega Marte, su regente y eso nos impulsará hacia lo nuevo. Recibiremos una gran inyección de energías y se nos abre un abanico de posibilidades porque la invitación desde ahora es ir directo hacia lo nuevo…

Solo decirte gracias Tío Mercurio por ayudarnos en este viaje interior tan necesario para el crecimiento, pero que siempre estamos postergando por estar tan ocupados en el afuera…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

sábado, 16 de marzo de 2013

Ritual para realizar un sueño...



El secreto para hacer que tus sueños se cumplan es dedicarles tiempo y atención. Este ritual te da la oportunidad de poner toda tu concentración en un solo deseo para que al cabo de un tiempo esté tan henchido de energías que pueda materializarse.

Para hacer este ritual debes tener muy claro cual es el sueño que anhelas alcanzar, ya que puedes pedir solo uno cada vez que lo hagas. Es conveniente que realices antes una pequeña meditación pidiéndole a tu alma que envíe hacia tu mente la claridad que necesitas y, una vez que hayas decidido cual es tu sueño a cumplir, iniciar el ritual con verdadera confianza.

Este ritual será valido para una sola petición, pero podrás repetirlo en otra ocasión para pedir otra cosa. Nunca pidas dos cosas a la vez ni tampoco inicies otro ritual sin antes haber recibido lo que pediste en el anterior.
Recuerda que en el Universo todo está formado por energías, tus deseos también y no conviene disipar estas energías.

1.- Tendrás que respetar las leyes universales, especialmente la del libre albedrío de las personas – por ejemplo no puedes pedir “que tía Mary me deje toda su herencia” o “quiero que Juan me ame” – eso sería forzar las voluntades ajenas y está reñido con la ley de libertad. Pide alcanzar sueños que eleven tu alma, como estudiar algo que te gusta, tener una pareja que te ame (sin especificar nombre), o hacer un viaje hacia lugares mágicos.

2.- Tu sueño debe ser claramente expresado. Si ya hiciste la meditación para clarificar tu mente y sabes exactamente que es lo que deseas, debes expresarlo claramente al Universo, con puntos y comas. Por Ej: “Sueño tener una casa nueva, con un gran jardín donde los niños puedan jugar, con muchos árboles que me den sombra y muchas habitaciones para que todos vivamos muy cómodos y sobre todo quiero que este nuevo hogar me llene de alegría y felicidad”. Es solo un ejemplo, tú puedes soñar lo que quieras, respetando las reglas mencionadas.

Además de tener claridad con tu deseo, tienes que ser muy consciente de la responsabilidad que acarrea tener ese sueño cumplido. Prepara tu alma para el ritual y cuando estés lista reúne los materiales e inicia el ritual que consta de 21 pasos que pondrán a prueba tu perseverancia y sobre todo tus verdaderas ansias por alcanzar tu sueño.

Para realizar el ritual necesitas.
30 minutos diarios de disposición durante 21 días
1 cuaderno o libreta con cubierta naranja – puedes forrarlo tú mismo con tela u otro material.
1 lápiz de color negro totalmente nuevo, que no haya sido usado antes
1 vela de color naranja
1 cenicero, bandeja u olla de metal

Iniciarás este ritual el primer día del equinoccio – 20 de marzo – de Otoño en el sur y de Primavera en el norte, además contaremos con la poderosa energía del signo de Aries – Señor de los inicios – y solo tienes que agregar toda tu fe y perseverancia.

Tu petición puede ser emocional (tener pareja o una buena relación con tus padres, esposo o hijos), de orden material (un carro, una casa, una ampliación), o una aspiración personal (hacer un viaje, obtener un ascenso, hacer un post grado)

El primer día, cuando des inicio a este ritual, encenderás la vela y te concentrarás en tu deseo. Luego escribirás en tu libreta con cubierta naranja o dorada, estrenando tu lápiz negro, en la primera hoja, muy claramente y con todo detalle cual es tu deseo. El Universo no hace interpretaciones y no soporta las ambigüedades así que cuanto más claro y preciso seas mayor será la posibilidad de alcanzar tu sueño.
Luego escribes en la hoja siguiente: Yo –tu nombre completo– bendigo y agradezco a este pródigo Universo por concederme –tu deseo explicado con todo detalle– y luego firmas.
Ponle toda tu energía y visualízate cumpliendo ese sueño. Pasados 30 minutos apagas la vela y guardas tu cuaderno y lapiz en un lugar secreto.

El segundo nuevamente encenderás tu vela, abrirás tu cuaderno y leerás en voz alta tu deseo escrito en la primera hoja y luego escribirás con el mismo lápiz, en la hoja siguiente:  Yo – tu nombre completo – bendigo y agradezco a este pródigo Universo por concederme – tu deseo explicado con todo detalle – y luego firmas.
y así lo harás por 21 días hasta completar el ciclo.
Recuerda: primero lees en voz alta tu deseo con mucha concentración y luego escribes y pones tu firma.
Es importante que siempre guardes muy bien tu cuaderno para que nadie lo lea y energías ajenas afecten tu ritual.

El día 21 escribirás tu deseo como has hecho siempre y firmarás… luego arrancarás todas las hojas escritas – 22 en total – y las quemarás una a una en el cenicero o bandeja de metal mientras repites: Gracias Universo por permitirme alcanzar este sueño largamente acariciado, 3 veces.

Si, por alguna razón, olvidas hacerlo un día, deberás esperar la siguiente luna nueva y empezar todo de nuevo. No puedes interrumpir el ritual y si olvidas hacerlo es porque ese sueño no era tan importante para ti.

Para obtener mayor poder energético, en este ritual utilizamos la energías de los inicios, así que puedes hacerlo también para el año nuevo, en los comienzos de luna nueva, el día de tu cumpleaños o para los aniversarios de bodas, si tu deseo es con la pareja que ya tienes.

Disfruta creando desde ya tu realidad y recuerda que la vida es tu gran lienzo en donde vas pintando cada uno de tus sueños…

¡Felicidades!

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...