jueves, 21 de marzo de 2013

Sanando con las energías de Otoño




No podemos negar que los primeros meses de este tan esperado 2013 han sido moviditos en todos los aspectos y que las nuevas energías no dejan indiferente a nadie. El nuevo tiempo nos invita a caminar por sendas de crecimiento conduciéndonos a la antesala de un profundo cambio interior que todos elegimos vivenciar en esta encarnación. Tenemos tantas inquietudes dentro de nosotros… ¿Estamos listos para adentrarnos en este periodo del año con todos los desafíos que nos trae? Este equinoccio de otoño tiene una vibración especial, que se une al espacio de tiempo serpentino, y juntos nos darán una maestría en desapego… así que vamos a aplicarnos en esta materia que a todos nos cuesta que es el despojarnos de todo lo que debe quedar atrás… y nuestro gran maestro será nada menos que una de mis estaciones favoritas: el Otoño.

Ya se sienten las brisas frescas otoñales junto con los helados vientos que han empezado a soltar de sus ramas las hojas amarillas y secas… Es hora de hacer una limpieza profunda en nuestras vidas porque dentro de nosotros muchas cosas ya se están cayendo… o a punto.

Haremos un homenaje al otoño en tres etapas de 3 días que elegirás entre los dos primeros meses que dura esta estación, entre el 20  de marzo y el 20 de mayo, por las mañanas… Durante 3 mañanas te convertirás en discípula de esta romántica estación, y así como imitando a los árboles te desprenderás de todo lo que ya cerró un ciclo en tu vida.

Lo primero será poner orden en tu cabeza así que en la primera mañana elegida te levantarás y asearás como siempre, pondrás una música suave y meditarás acerca de tu vida y tus apegos. ¿A que te apegas? ¿Necesitas depender de otras personas? ¿Otras personas se apegan a ti? ¿Crees ser indispensable en la vida de algunas personas? ¿O será que esas personas son indispensables para ti? Aclárate… se muy honesto porque este es un trabajo íntimo tuyo. Nadie conocerá las respuestas a estas interrogantes más que tu. ¿Eres feliz con tus apegos? ¿No sería mejor soltar algunos? A veces nuestros sufrimientos son causados justamente por el excesivo apego a las ideas, normas o costumbres. Una creencia errónea es causa de dolor muchas veces así que vamos a revisar detalladamente nuestros dogmas y a liberarnos de ideas nada espirituales y eso quiere decir que inhiben tu libertad.

El segundo día meditarás acerca de con que puedes llenar ese espacio que dejará los que estás soltando. Cada hoja que sueltas dejará un vacío que tú deberás llenar con un nuevo proyecto. Si eres valiente y no estás temiendo dejar atrás lo que te conduce por caminos no placenteros ni de crecimiento, haz una lista de lo que dejarás atrás y revísala muchas veces para que no seas inconsecuente con ella porque a veces quieres dejar a tu pareja, pero no eres capaz de soportar las consecuencias de eso. Así que con honestidad y mucha humildad armarás la lista de todas las hojas que dejarás caer de la rama de tu vida. Vuelvo a recordarte que este es un trabajo personal y que no tendrás que comunicar a nadie – a menos que lo desees – los resultados, y tu lista es secreta.
Lo más importante es hacer consciente que ya hay mucho que soltar en la vida de cada uno y lo soltarás de a poco y solo si tu quieres. Ya sabes que tanto la naturaleza como el Universo respetarán tu libre albedrío. Por ahora solo tomarás conciencia de los ciclos de tu vida que debes cerrar.

El tercer día dedicarás la mañana a recoger semillas, porque todo aquello que has soltado dejo una semilla dentro de ti… Soltar la costumbre de ver televisión dejó un espacio que puedes llenar siendo creativa y puedes pintar, escribir, coser, crear un blog, leer un libro, tomar clases de yoga o jardinería, hacer proyectos, visitar lugares que siempre has querido conocer, etc. Crea tu nuevo programa de vida. No temas abrirte a lo nuevo, solo ponte a tono con la vida y elabora con el corazón. Crearás tu lista de “semillas”, que no tiene porque ser larga, es mejor una pequeña lista de 3 ó 4 cosas que podrás cumplir que una eterna lista de cosas incumplibles. Son las semillas de tu nueva vida, de esa vida que siempre has soñado pero que no sabías que podías lograr.

Ahora estás listo para sanar tu vida y solo debes liberarte de lo que te impide ser feliz. Quizás antes no sabías que estabas en capacidad de cumplir tus sueños, ahora lo sabes y puedes sanar todos esos aspectos que te “duelen”. Siempre estás a tiempo de soltar el sufrimiento, el dolor, la tristeza, el engaño, la amargura, la maledicencia y los prejuicios… Siempre estás a tiempo de poner la semilla de la alegría, de la verdad, de la calma, de la confianza, de la dulzura, del amor y de la paz en tu vida…

Recuerda que el Otoño es tu maestro y ha venido a recordarte que siempre estás en posibilidad de alcanzar tus sueños y sanar tu alma ¿Qué estás esperando?

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...