miércoles, 9 de mayo de 2012

Un camino sin retorno…



Cuando entras al camino de la evolución de la conciencia o la senda de la luz ya no podrás volver atrás porque ante tus ojos se ha abierto un mundo nuevo, con infinitas posibilidades y aunque quisieras regresar, ya no puedes encontrar el camino anterior. No lo ves… Habitas otro espacio… otra dimensión.

Empiezas a sentir de manera diferente. Lo que antes te importaba ahora deja de hacerlo porque vives en una vibración superior, donde las preocupaciones no existen.

Si antes vivías pendiente de que van a decir de ti los demás, ahora comprendes que lo que digan los demás no es tu rollo… Cada cual verá en ti lo que tiene en su interior… y serás su espejo… Dejas ser…

Y si antes ocupabas mucho tiempo en salones de belleza y spa, ahora dedicas más tiempo a embellecer el alma y tomas cursos de temas que te agradan y te aportan mayor crecimiento… eso sin descuidar tu cabello ni tu piel… pero en la justa medida…

Tus nuevas ocupaciones son conocer este mundo nuevo, esta vibración que te produce tanto bienestar y estas nuevas personas que han aparecido en tu vida te parecen tan cercanas… están alineados por vibración.

Ante ti se presenta la vida como un abanico de oportunidades y quieres tomarlas todas… No quieres perderte nada. y ni siquiera lo piensas… sigues lo que el corazón te dice.

Estás vibrando en sintonía con el Universo y comprendes la razón de porque estás aquí, y te sientes alegre y confiado…
El futuro no te preocupa porque estás tan dedicado a vivir el ahora que no puedes ocuparte de nada más…
El pasado tampoco te persigue. Era necesario vivir todos esas experiencia para llegar hasta aquí y sientes que ha valido la pena…

A poco andar por este nuevo camino te reencuentras con tu niño interior, se abrazan, se reconcilian y le tomas de la mano para seguir avanzando juntos…

Tienes claro que ya no puedes retroceder, tampoco volver a visitar a tus queridos… Ya no encajas en ese mundo. Es otra vibración, son otras creencias con las que no sintonizas… y te despides de lo que quedó atrás con amor, con gratitud, con serenidad…

Es tanto lo que viene por delante…

Te sientes repleto de esperanzas… la confianza en ti mismo ha renacido y emprendes el camino hacia esos sueños que postergaste en algún momento… Ahora estás listo y avanzas hacia lo que te trae felicidad…

Y tienes claro que en este camino no hay retorno…

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...