jueves, 31 de mayo de 2012

Peinando el Espejo



 Ahhh… puedo ver las caras de asombro al leer el título, pero peinar el espejo es una actividad que todos realizamos diariamente ¿Cómo es eso?
Imagina que vas pasando frente a un espejo y notas que estás despeinado… lo correcto sería tomar el peine y poner tus cabellos en orden ¿Verdad?
Cuando miramos el mundo y lo notamos algo greñudo, en vez de aceptar que eso es el reflejo de nuestra propia actitud hacia él, intentamos arreglar la proyección peinando el reflejo… Sí, todos queremos arreglar el mundo y no nos hacemos cargo de que eso implica modificarnos nosotros interna y externamente para poder componer también el reflejo.

Podemos cambiar esa actitud tomando conciencia de que necesitamos corregirnos nosotros para poder reflejar eso en la vida. No es fácil cambiar actitudes y comportamientos que arrastramos por años, pero lo importante es que se puede.

Soñamos con vivir una realidad perfecta, con habitar un mundo de paz y armonía donde las personas posean firmes e inquebrantables valores en donde la mentira y el engaño no existan y que la justicia, igualdad, integración y libertad sean propios de todos los seres humanos… pero estamos esperando que venga desde afuera, que ocurra la magia de que todo cambie en algún momento sin poner nada de nuestra parte… o sea estamos peinando el espejo…

Si queremos ver la armonía y la paz reinando en nuestro mundo debemos empezar ya, ahora mismo a sembrar esa paz y armonías que no significa no tener una postura u opinión ante ciertas cosas… Tenemos derecho a adoptar posiciones ante ciertas situaciones. Ser pacíficos no nos convierte en indolentes sino que nos hace buscadores de métodos que no perjudiquen a nadie para obtener justicia y equilibrio entre la humanidad. Si mi paz implica que otros sufran creo que sigo peinando el espejo.

Parece muy fácil construir el mundo que todos queremos porque tenemos una idea bastante clara al respecto, pero siempre estamos esperando que los demás hagan los cambios, que sean otros los que pongan todo su esfuerzo en presentarnos la realidad que anhelamos y es por eso los cambios no se producen… y no es porque seamos incapaces de crear la magia sino porque debemos trabajar en ello y muy conscientemente. La magia es hacer que las cosas sucedan.

Ahora que la humanidad entera está despertando y tomando conciencia de que somos creadores vamos a proponernos componer nuestra mente, nuestros pensamientos, palabras, acciones y hasta sueños, porque todo lo que pensamos, decimos, hacemos e imaginamos queda plasmado en el Universo que diligentemente nos devolverá ese reflejo en nuestras vidas.

Nadie dijo que sería fácil… pero proponte desde ahora componer tu mente y cada vez que te descubras pensando cosas que no quieres ver reflejadas, simplemente bórralo con la palabra mágica: Cancelar, cancelar! Y empieza a pensar como quieres que se manifieste tu vida…

No me creas… Pruébalo!

…Y después me cuentas…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...