sábado, 20 de agosto de 2011

Y nevó en Santiago

Parecía increíble… Creo haber sido de las primeras personas que notó que las gotas de lluvia se ponían más gruesas la mañana del 18 de agosto…


Poquísimas veces he visto nevar y me parece un momento tan mágico ver esos copitos de nieve cayendo del cielo… no sé porque me gusta tanto a pesar de que odio el frío…
Lo disfruté, volví a ser una niña jugando con nieve y es una pena que el espectáculo durara tan poco…


Y a ti blanca nieve te honro y te bendigo por haber bajado hasta la ciudad.
A ti pura y delicada nieve, infinita gratitud por haberme dado ese día de felicidad...
Me®

Si compartes este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
 
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...