viernes, 18 de marzo de 2011

Mabon: Invitación a la Introspección



Las hojas de los árboles caen esparcidas por el suelo, el paisaje se torna  amarillo-ocre-anaranjado-rojizo, los días se acortan, el descenso de la temperatura, el fin de la cosecha, los animales que comienzan a guardar sus alimento para los meses fríos… La naturaleza entera disminuye su esplendor y se prepara para el invierno y su tiempo de descanso.
Estos son los principales signos que nos marcan la llegada de Mabon o el equinoccio de otoño que tiene lugar el 21 de marzo en el Hemisferio Sur y el 22 ó 23 de septiembre en el Hemisferio Norte. Es el comienzo oficial de la estación del otoño y el principio de días más cortos y noches más largas.

El Sol hace su recorrido cruzando el Ecuador, pasando del Hemisferio Norte al Hemisferio Sur, dando lugar así al equinoccio, en el que el día y la noche son iguales en todo el planeta con 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad.

Con la entrada de Mabon o equinocio de otoño, día y noche son iguales, pero cuando esa noche acabe, las siguientes noches irán aumentando en duración recortando así los días y alargando la oscuridad. Recibiremos cada vez menos luz solar y es el momento de guardar energías para cuando estemos viviendo la parte más oscura del año. Recogeremos los frutos de nuestro trabajo y eliminaremos lo que ya no es necesario. Es el tiempo preciso para reflexionar sobre las cosas que se desequilibraron en nuestras vidas y de cómo enderezar ese equilibrio antes de adentrarse en la llegada del invierno.

Mabon es un nombre originario de la mitología galesa, aunque de origen incierto. A esta festividad también se le conoce como “El Banquete”, “Cornucopia”, “Día de Acción de Gracias” y “La cosecha final” porque, aunque la cosecha se inició en Lammas, es en Mabon donde se completa y se guarda para el tiempo en que reine el frío y la oscuridad.

La festividad de Mabon tiene dos significados importantes:

Por un lado, representa un ritual de agradecimiento por todos los regalos otorgados por la tierra, por la abundante cosecha de semillas y frutos recibida y también de petición de una buena cosecha para el año siguiente.

Y por el otro, es tiempo de descansar tras el ardua trabajo realizado, el momento de prepararse para la época de mayor frio y oscuridad que llega y de comenzar a mirar hacia dentro en vez de mirar hacia fuera.

Mabon es la invitación que nos hace la naturaleza hoy, para viajar hacia el interior de uno mismo, hacia la introspección. ¿Estamos listo para llegar ahí?

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...