miércoles, 13 de octubre de 2010

Formas de hacer crecer nuestra luz

                                                            
Como ya vimos en el post anterior, todos los seres humanos somos portadores de luz pero lo hemos olvidado y por eso vagamos en las sombras.

Hay muchas formas de hacer crecer tu luz, tu conciencia o tu magnetismo y te las enumero a continuación.

Una de las formas más básicas de permitirnos crecer en la luz es cuidar nuestros hábitos alimenticios. Ingerir alimentos de alta vibración nos permite iluminar el receptáculo de nuestra luz (cuerpo) y así podemos aumentar la frecuencia de la vibración y por ende nuestro ser lumínico.

Otra manera es vivir en el presente. Parece algo tan fácil pero es lo más difícil de la vida porque estamos tan habituados a quedarnos enganchados en situaciones del pasado,  placenteras y no tanto, o vivir planificando el futuro, que estar en el presente es muy escaso. Aprender estar en el aquí y el ahora y poner cada uno de nuestros sentidos, nuestra mente y nuestra alma en el hoy es una tarea a realizar si o si para adquirir conciencia.

Si queremos juntar luz lo ideal es no despilfarrarla y eso es otra tarea dificilísima porque vivimos derrochando nuestra energía ¿Cómo? Vivimos distraídos con el afuera y se nos va la vida ocupándonos que lo que pasa en el exterior, que los niños, la casa, al marido, el trabajo, las noticias, la vida social, el aparentar, el mantener la imagen, el chismorreo, los enojos… en fin… Es tanto lo que ocupamos nuestros sentidos allá afuera que gastamos una energía capaz de hacer volar un avión Concord…

Cuida tu energía sexual. El sexo desordenado es la manera más común de perder la luz o la energía… Nadie te dice que no tengas sexo, pero hacer de eso algo sagrado. Si tuvieras conciencia de la gran herramienta para el crecimiento que te fue dado al poder realizar el acto sexual no promoverías el libertinaje sexual. La verdad es que a todos nos enseñaron que el sexo era para reproducirse, para pasarlo bien y nadie nos dijo que era el instrumento sagrado. Infórmate al respecto y recuerda que cada vez que estás íntimamente con alguien estás compartiendo tu luz.

Meditar… Este es quizás instrumento más potente para ir ganando luz. Medita todos los días y siempre libérate a través de ella de todo lo innecesario para ti crecimiento. Deja atrás. Corta los resentimientos y las cosas nocivas y camina ligero… Elévate por sobre esa humanidad imperfecta que, a veces, impide salir tu luz… Medita, no como quien cumple un deber latero, sino como un regalo que te haces cada día…

Y otra principal fuente de luz es la naturaleza. Camina descalzo por el pasto, la tierra, la arena… Báñate en un río, lago o en el mar y disfruta del astro rey… Respira profundamente el aire puro y déjate fluir… Déjate acariciar los las hojas de los árboles y embriágate del perfume de las flores… Acaricia a todo ser viviente con la mirada, ya sea una mariposa, un perrito o un gusano que se desliza por una rama… Se consiente de que todos los reinos están entrelazados…

Y por sobre todo invoca a la luz... llámala para que no se aleje de ti...

Me® 

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...