Seguidores

viernes, 9 de julio de 2010

Ritual de Luna Nueva a Creciente para desarrollar una virtud



La Luna se tarda 28 días en dar la vuelta completa a la Tierra desde donde la vemos en cuatro fases de 7 días de duración: Nueva, Creciente, Llena y Menguante.

Cuando nuestra luminaria nocturna se encuentra en su fase de nacimiento o nueva es un momento para poner la semilla de cualquier cosa que deseamos hacer germinar en nuestra vida y eso puede ser una virtud, una idea, un proyecto o algún área de la vida como la buena salud, el trabajo o el estado anímico.
Nosotros, durante los 7 (numero mágico) días de Luna Nueva podemos poner la semilla que nos ayudará a desarrollar una virtud escasa o nula en nosotros. Vamos a poner como ejemplo la paciencia, virtud bastante poco popular entre los hijos de la modernidad ya que ahora todo sucede tan rápidamente que si quieres tener pasto en el jardín de tu casa y tienes prisa –y seguro que la tienes– no esperarás a sembrar las semillas y regar diariamente para verlo brotar y luego crecer, puedes ir a la tienda de jardines más próximo a tu hogar y comprar el pasto ya crecido en pequeños bloques para ponerlos en el jardín y tendrás tu pasto tan verde como el del vecino… Pero hay circunstancias en la vida que hacen preciso tener paciencia -y a veces mucha-  ya que se hace dura la espera! como la de recuperarse de una enfermedad, o para sanar heridas del alma que solo en tiempo puede cicatrizar… o simplemente esperar una llamada o un correo.

Vamos a iniciar este ritual el primer día de Luna Nueva poniendo dentro de un vaso un pequeño papel donde has escrito la cualidad -en este caso Paciencia, pero puede ser cualquier otra virtud- que quieres desarrollar en ti. Sobre ese papel pondrás una pequeña semilla de poroto (frejol, judía) o maíz y encima un poco de algodón sobre el que dejarás caer un poco de agua. Encenderás una vela blanca y te sentarás junto a la mesa en que has puesto la semilla visualizando que la semilla está dentro de ti y es esa virtud que deseas desarrollar y te comprometes ante el Universo a trabajar por desarrollar esa cualidad mientras repites 7 veces seguidas: Luna Nueva y luminosa, permite que dentro de mi germine y crezca (aquí mencionas la virtud o aspecto de tu vida que quieres hacer crecer) y así como tú te vas completando de luz, quiero yo completarme como un ser humano evolucionado… 
Los días restantes te limitarás a agregar un poco de agua al vaso que contiene la semilla y visualizarla creciendo dentro de ti y repitiendo tu petición: Luna Nueva luminosa, permite que dentro de mi germine y crezca (aquí mencionas la virtud o aspecto de tu vida que quieres hacer crecer) y así como tú te vas completando de luz, quiero yo completarme como un ser humano evolucionado…

Completados los siete días se inicia Luna Creciente y pondrás la semilla en tierra, puede ser un el jardín o en una maceta y te ocuparás de seguir regándola todos los días mientras repites: Luna Creciente luminosa, permite que dentro de mi germine y crezca (aquí mencionas la virtud o aspecto de tu vida que quieres hacer crecer) y así como tú te vas completando de luz, quiero yo completarme como un ser humano evolucionado…
Completados los 7 días de Luna Creciente, continuarás con tu vida normal, sin dejar de cuidar tu siembra. Si la semilla brota, crece y da frutos es señal de que estás muy cerca de ver esa virtud en ti…

Haz el ritual con mucha fe y no temas pedir, porque es lo que el Universo está esperando para poder complacerte… Recuerda la importancia de perseverar para no olvidar ninguno de estos siete días en fase Nueva y Creciente…

Con este ritual puedes hacer desarrollar cualquier cosa, aspectos de tu vida como tu vida financiera, la salud, la capacidad de estudiar, ideas, sueños…

Que todo lo que anhelas nazca y se expanda dentro de ti…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...