Seguidores

lunes, 31 de agosto de 2009

Felices...


Felices los que saben reírse de si mismos, porque nunca terminarán de divertirse.

Felices los que saben distinguir una montaña de una piedrita porque evitarán muchos inconvenientes.

Felices los que saben descansar y dormir sin excusas, porque llevarán una buena vida.

Felices quienes saben escuchar y callar, porque aprenderán cosas nuevas.

Felices los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio, porque serán apreciados por quienes los rodean.

Felices los que están atentos a las necesidades de los demás sin sentirse indispensables, porque distribuirán alegría.

Felices los que saben mirar con seriedad las cosas pequeñas y con tranquilidad las cosas grandes porque llegarán lejos en la vida

Felices quienes piensan antes de actuar y rezan antes de pensar, porque no se turbarán por lo imprevisible.

Felices de ustedes si saben callar y hasta sonreír cuando se les quita la palabra, se los contradice o cuando les pisan los pies, porque el Amor comienza a penetrar en su corazón.

Felices si son capaces de interpretar siempre con benevolencia las actitudes de los demás aun cuando las apariencias sean contrarias, pasarán por ingenuos pero es el precio de la caridad.

Felices si saben encontrar algo de Dios en todo lo que encuentren, entonces habrán hallado la paz y la verdadera sabiduría. 

Anónimo

Me®

Esto también pasará...

Hubo una vez un rey que llamó a los sabios de la corte para darles un encargo:
- Me estoy fabricando un precioso anillo de oro con un gran diamante. Abajo del diamante, quiero guardar algún mensaje que me ayudará a mi y a todo hombre en los momentos difíciles de la vida. Obviamente, tiene que ser un mensaje pequeño para que quepa en el anillo.
Todos esos sabios eran grandes eruditos. Podrían haber escrito grandes tratados sobre cualquier tema. Así que pusieron sus mentes a trabajar.
Durante un año, pensaban y debatían. Buscaban en todos sus libros. Consultaron a otros sabios en países lejanos. Pero no podían encontrar nada. Y tuvieron que reportar su falla al rey.
Cuando reportaban esto, estaba presente un anciano sirviente de la familia real, conocido por su devoción al misticismo. Éste intervino diciendo:
- Oh, Majestad, No tengo estudios, no soy un erudito, ni un académico. Pero creo tener lo que le servirá. Y el anciano místico escribió algo en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey, diciendo:
- Pero no lo leas ahora. Mantenlo escondido en el anillo. Ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación.
Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos lo perseguían. Eran pocos sus seguidores y los perseguidores eran numerosos. Se sentía desesperado y al punto de rendirse.
De repente, se acordó del anillo. Sacó el papel y allí encontró su pequeño mensaje, lo que decía simplemente:
"Esto también pasará"
Aquellas palabras le resultaron milagrosas. Le inspiraron nueva fe y coraje. Redobló sus esfuerzos y escapó. Al fin de un año, logró reunir a sus ejércitos y reconquistó el reino.
Y el día que entraba de nuevo victorioso en la capital, hubo una gran celebración en el palacio con música, bailes, comida, etc. El Rey presidía las festividades desde su trono, sintiéndose muy orgulloso de sí mismo.
El anciano místico se acercó y le dijo:
- Este momento también es adecuado: vuelve a mirar el mensaje.
- ¿Qué quieres decir? -preguntó el rey-. Ahora estoy victorioso; la gente celebra mi regreso; no estoy desesperado; no me encuentro en una situación sin salida.
El anciano respondió:
- Ese mensaje no es sólo para situaciones desesperadas; también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso.
El rey abrió el anillo y leyó el mensaje:
"Esto también pasará"
 
El anciano le dijo: - TODO PASA. Ninguna cosa y ninguna emoción son permanentes. Todo viene y va como el día y la noche. Habrá momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la vida; es la naturaleza misma de la existencia. 

Cuento de la sabiduría oriental

Me®

domingo, 30 de agosto de 2009

Conservar la armonía


"Si no es fácil alcanzar estados superiores de armonía, paz y alegría, no es sin embargo lo más difícil; lo más difícil es conservarlos. Por falta de atención, por descuido, dejamos que se borren e incluso olvidamos lo que hemos vivido.
Diréis que no podéis permanecer inmóviles durante horas, con los ojos cerrados, ocupados en conservar en vosotros la misma armonía y la misma luz. Evidentemente, os esperan otras actividades, indudablemente más prosaicas.
Pero al mismo tiempo que realizáis estas diversas tareas, podéis muy bien hacer lo posible para no bajar hasta los niveles inferiores de la conciencia, y velar por este estado espiritual como si fuera un objeto precioso que transportáis: de vez en cuando os observáis para aseguraros que se halla siempre ahí, intacto y radiante."


Omraam Mikhaël Aïvanhov

Me®

sábado, 29 de agosto de 2009

La Alegría y la Tristeza



Entonces, dijo una mujer: "Háblanos de la Alegría y la Tristeza"
Y él respondió: 
nuestra alegría es nuestra tristeza sin máscara.
Y el mismo pozo del que mana nuestra risa, ha estado con frecuencia lleno de nuestras lágrimas.Y ¿cómo podría ser de otra manera? 
Cuanto más profundo ahonde el pesar en nuestro corazón, más alegría podrá contener.
¿No es la copa que guarda nuestro vino la misma copa que estuvo fundiéndose en el horno del alfarero? Y el laúd que serena nuestro espíritu ¿no es la misma madera que fue tallada con cuchillos?.

Cuando temblamos de alegría, miremos en lo hondo de nuestro corazón y comprobaremos entonces que sólo aquello que nos produjo dolor y tristeza también nos dio alegría .

Cuando se tiembla de tristeza, debemos mirar de nuevo en nuestro corazón, y comprobaremos que estemos llorando por lo que antes fue nuestra alegría. Algunos de nosotros decimos: "La alegría es superior a la tristeza", y otros: "No, la tristeza es superior."Pero yo os digo que ambas son inseparables.
 Juntas llegan, y cuando una se sienta a nuestro lado en la mesa, la otra espera durmiendo en nuestra cama. En verdad, estamos suspensos, como fiel de balanza, entre nuestra alegría y nuestra tristeza, sólo cuando estamos vacíos nos sentimos quietos y equilibrados.

Cuando el guardián del tesoro nos llame para pesar su oro y su plata, nuestra alegría o nuestra tristeza harán oscilar a un lado o a otro el fiel de la balanza.”


Khalil Gibrán.

jueves, 27 de agosto de 2009

Oración Celta

Amanezco hoy,
Por la fuerza del cielo, la luz del sol,
el resplandor de la luna,
el esplendor del fuego,
la velocidad del rayo,
... la rapidez del viento,
la profundidad del mar,
la estabilidad de la tierra,
la firmeza de la roca.
Amanezco hoy
por la fueza secreta de Dios que me guía.

Anam Cara
Me®

miércoles, 26 de agosto de 2009

Buda y la vida...

 
"Amad a todo ser viviente y pacificad vuestros espíritus dejando de matar y comer animales; he ahí la verdadera prueba de religiosidad pues el verdadero sabio y hombre de Dios no sólo no matará ni comerá a ninguna criatura sino que amará, conservará y potenciará la vida en todas sus manifestaciones."

Buda

Me®

miércoles, 19 de agosto de 2009

Buda y la Flor


En cierta ocasión mostró Buda una flor a sus discípulos y les pidió que dijeran algo acerca de ella.

Ellos estuvieron un rato contemplándola en silencio.

Uno pronunció una conferencia filosófica sobre la flor. Otro creó un poema. Otro ideó una parábola. Todos tratando de quedar por encima de los demás.

Mahakashyap miró la flor, sonrió y no dijo nada. Sólo él la había visto.

Cuento Budista

Me®

lunes, 17 de agosto de 2009

Coloreando mi vida con Mandalas


Mandala nace de manda "esencia" y la "contenedor". Un mandala es capaz de contener nuestra esencia y por eso el Budismo y el Hinduismo lo contemple entre sus rituales de sanación y progreso espiritual.
Generalmente cuando traemos algún rito a occidente corremos el riesgo de mecanizarlo con lo cual pierde su sentido. Todo rito sirve para crear más consciencia ya que exige que estemos en el aquí y el ahora y no en el ayer ni en el mañana.
Los occidentales solemos repetir mantras, hacer mudras y movimientos de manera mecánica y es así como se repite el padrenuestro mientras se piensa en si llevar empanadas o comida china para el almuerzo… O hacemos la señal de la cruz con los dedos mientras estamos pensando en cualquier otra cosa. Somos los reyes de la mecanicidad y nos cuesta mucho estar presentes en el aquí y en el ahora.
Darle color a esos círculos llamados mandala es un verdadero ejercicio de meditación en donde concentro mi mente y mi quehacer solo en una cosa: pintar esa rueda que representa mi ser, mi totalidad…
Cuando dibujamos un Mandala estamos expresando en esa rueda nuestra visión del mundo y por eso es muy importante estar concentrados para que así podamos expresar nuestro ser… Lo ideal es ir desde mi centro hacia lo externo… desde mi SER hacia mi personalidad.
Cada color es una emoción expresada en la vida… El rojo es el entusiamo y la pasión, el verde nuestros sentidos, el amarillo nuestra alegría y lucidez, el azul tu paz, el morado y lila hablan de tu desarrollo espiritual… Así veremos como vas integrando estos espacios a tu vida por medio del color.
Si eliges los colores al azar, tanto mejor porque los ha elegido el alma para expresarse.
Hay quienes quieren pintar un mandala para tener un colorido cuadro en su sala y asisten a mi taller solo con ese deseo, lo que no es malo, pero no es el sentido de la creación y coloración de estas ruedas tan mágicas para todos. Otros compran un mandala ya pintado porque les parece bonito… No importa, es la conexión que han tenido con ese dibujo lo importante…
Bueno… Ahora no hay excusa para dejar de colorear una rueda… Anímate y selecciona una plantilla aquí y empieza a ponerle colores a tu vida…
Me®

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

sábado, 15 de agosto de 2009

Sanando el Planeta...

 “Somos tan capaces de destruir el planeta como de sanarlo. Y esto nos concierne a cada uno de nosotros, individualmente. Cada día envía a todo el planeta una energía de amor y curación. En lo que hacemos con nuestra mente está la diferencia.”

Louise Hay
Me®

Del Amor


Almitra dice: 'Háblanos en primer lugar del amor.'

Almustafar, levanta la cabeza y mira atentamente a los que ante él, esperan y, observa la quietud: todos retienen el aliento. Entonces, a viva voz dice:

'Cuando el amor te dé sus señales, síguelo; aunque sus caminos sean abruptos y escarpados. Y cuando te envuelva con sus alas, abandónate a él; aun cuando un dardo acerado dentro de sus plumas, pueda herirte. Y si él te dirige la palabra, créele; aunque con su voz él pueda arrasar tus sueños así como el viento del norte devasta los jardines.

Pues el amor sabe, véasele como premio o como castigo, separar el trigo de la paja. Tanto, se elevará a tu altura y te abrazará tiernamente con sus alas, tal que, ondearás en el cielo; como se hundirá en la profundidad de tus raíces, para podarlas, por muy arraigadas que se encuentren éstas a la tierra.

Cual grano de trigo te reúne junto a él. Te cultiva y, hábilmente, te desnuda. Te zarandea para liberarte de tu cáscara. Te pasa por el molino hasta blanquearte. Te amasa hasta ablandarte. Luego, te somete a su sacro fuego, de modo que puedas tornarte pan bendito del venerable festín de Dios. Y eso es todo lo que el amor te hará sufrir a fin de hacerte conocer los secretos de tu corazón y convertirte, tras tal conocimiento, en una chispa del corazón de la vida.

Pero, si tú sólo buscas, del amor, la paz y los placeres, entonces, es preferible que, cuando el amor toque a tu puerta, no descubras tu desnudez y huyas hacia un mundo sin estaciones donde podrás incluso reír, pero no reír de tus añicos, y donde podrás incluso llorar, pero no con todas tus lágrimas.

El amor sólo da de él mismo, y no pretende obtener más que de sí mismo. El amor no posee a nadie y no puede ser poseído. Pues el amor se basta del amor. Cuando ames, no digas: 'Dios está en mi corazón', mas bien di: 'Estoy en el corazón de Dios'.

Y no creas que podrás controlar los caminos del amor, pues el amor es quien decide lo que mereces y será él quien guíe tu corazón. El amor sólo aspira a brillar plenamente. Si amas y experimentas deseos permite que estos deseos sean los tuyos: fúndete con la melodía nocturna que canta el caudaloso arroyo.

Al experimentar el dolor de un desbordamiento de la ternura, la herida que portas sólo se debe a tu incomprensión del amor y, al dejar corretear los adentros gozosamente, despertarás en la alborada con un corazón alado y darás gracias por un nuevo día en que te es permitido amar.

Medita al medio día sobre el éxtasis del amor y torna al atardecer, a casa, lleno de gratitud. Al final de la jornada, duerme con una plegaria en tu corazón y, en tus labios, por el amado, cantando una loa.


Extractado de El Profeta
Khalil Gibran

Me®

martes, 11 de agosto de 2009

Luz...


 "Hay dos maneras de difundir la luz,
ser la lámpar
a que la emite,
o el espejo que la refleja".


Lin Yutang


Me®

Subiendo...

 
Hoy, antes del alba, subí a las colinas, miré los cielos apretados de luminarias y le dije a mi espíritu: cuando conozcamos todos estos mundos y el placer y la sabiduría de todas las cosas que contienen, ¿estaremos tranquilos y satisfechos? Y mi espíritu dijo: No, ganaremos esas alturas para seguir adelante.
 
 Walt Whitman


Me®

lunes, 10 de agosto de 2009

Limpieza energética con Humo




En todas las tradiciones esotéricas antiguas, el humo ha sido considerado siempre como un elemento purificador ya que, además de conectarnos con el aire que nos rodea, puede usarse como aromaterapia porque tanto los inciensos, sahumerios y braseros son  poderosos distribuidores de aromas.
El humo limpia las energías de las personas y los hogares, así como de cualquier objeto que desees descargar. Purifica los ambientes y ahuyenta las energías negativas.

Para hacer una limpieza de casas puedes recurrir a las generosidad de la tierra que nos regala numerosas hierbas limpiadoras que puedes dejar secar para después quemar en una limpieza.
Las hierbas más apropiadas para limpiar son:

Vainilla – aleja las energías negativas, aromatiza el ambiente
Romero – abre los portales dimensionales superiores.
Salvia – tiene poderes desinfectantes y purificadores del ambiente
Laurel – abre la mente a una nueva conciencia
Eucaliptu – limpia energéticamente y aleja el estrés
Lavanda – atrae buena suerte y éxito
Flor de limonero – protege contra la envidia y el mal de ojo.
Ruda – rechaza las energías negativas y las bloquea

Selecciona estas hierbas cuando estén frescas y ponlas a secar o puedes comprarlas ya secas en hierberas especializadas. Pon un puñado de cada una de las hierbas seleccionadas en un recipiente apto para el fuego, que puede ser un brasero o una bandeja de metal.
Elige un día de luna nueva para hacer la limpieza y la puedes concretar a cualquier hora, con luz de día.

Enciende las hierbas – puedes ayudarte con algunas varas de incienso o conitos como combustible – y apenas empiecen a humear crea una cruz yendo hacia los cuatro puntos cardinales con el humo, empezando desde el norte y terminando en el sur. Recorre toda la casa con este humo repitiendo: Purifico este hogar y abro las puertas de mi casa y mi corazón a la luz divina… Qué reinen la alegría, el amor y la paz en cada habitación y que los Ángeles se posen en su techo para cuidarnos de todo mal. Que así sea. Una vez terminado el recorrido ponlo sobre el suelo y con las manos ahuecadas dirige el humo hacia tu cuerpo, empezando por la cabeza, el rostro (con los ojos cerrados), continuando por la garganta, el pecho, y finalizando por los pies… luego cruza sobre el bracero 3 veces en cruz repitiendo: Purifico este hogar y abro las puertas de mi casa y mi corazón a la luz divina… Qué reinen la alegría, el amor y la paz en cada habitación y que los Ángeles se posen en su techo para cuidarnos de todo mal. Que así sea… Cuando termines  puedes abrir las ventanas para que salgo el humo y puedes proceder a poner orden. Las cenizas que quedaron de esta quema de hierbas, una vez frías, puedes lanzarlas al jardín o en su defecto por el drenaje del lavaplatos.

Ahora a disfrutar de tu hogar completamente limpio de energías negativas.

Puedes repetir este ritual cada vez que sientas que el ambiente está cargado, tomando en cuenta que siempre debes realizarlo en los días de Luna Nueva.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Amor Mío...




 “A la única persona que debes adorar, enaltecer y brindarle toda tu energía es a ti misma ya que la relación que tengas con tu ser durará toda la vida!” – esas palabras resonaron tan fuertemente en mi que dejé de llorar… y mi maestro se acercó y dijo mirándome fijamente a los ojos: No llores por un hombre, llora por ti… él no te ha abandonado, eres tú la que se abandona en pos de otro y lo nutres, le das toda tu energía y cuando te quedas vacía, se va porque ya no tiene como nutrir su ego… y tú quedas así… vacía y triste…

Fue una lección que nunca olvidé y desde ese día me dediqué a reinventarme, a construirme como una persona fuerte y a amarme y mimarme. Costó, porque hay toda una programación cultural que nos dice que eso de tener amor propio es de narcisos y ególatras, pero aprendí a recibir el amor que yo misma me brindaba y construí a pulso este ser que soy ahora

Pienso que no hay mayor soledad que la de carecer de la compañía de uno mismo. Si no eres capaz de buscarte, encontrarte, conocerte, abrazarte y mimarte, difícilmente podrás hallara los otros. Esto es algo que solo cuando lo vives lo entiendes.

A diario llegan personas a mi consulta con la vida resuelta pero con un gran vacío que yo traduzco como la ausencia de amor por ellos. Buscan desesperadamente que otros vengan a llenar esos vacíos y no se dan cuenta de cómo ellas se abandonan porque se sienten desvalorizadas por otro que no la elige para acompañarlos en la vida. La mayor parte de los humanos no sabe estar solo porque creen que la soledad es de gente enferma, depresiva o antisocial. Y la sociedad se encarga de dar fuerza a ese pensamiento para que nadie quiera estar solo y despierte a la realidad…

Desarrollar el amor hacia uno mismo es un proceso doloroso porque nos hace encontrarnos con nuestra soledad interior y con el abandono en que nos hemos tenido. Después debemos derribar todos los conceptos erróneos de que el amor propio es malo o de egoístas y soportar la mirada crítica del resto… de ahí en adelante todo resulta más fácil porque entre aprender a amarnos y brindarnos toda la atención necesaria vamos reconstruyéndonos y fortaleciendo ese ser que somos en realidad. El amor propio te permite ser verdadero ya que no volverás a traicionar tu esencia para agradar a los demás.

Muchos se ríen cuando llaman y preguntan ¿Estás sola? y al responderles que no, preguntan ¿Con quién estás? Y les digo: Conmigo… –  Ah, entonces estás sola. – No, te he dicho que estoy conmigo y disfrutando de buena compañía… La mayoría me dice que estoy loca y les digo que si, que lo estoy… pero es una locura hermosa.

Me® 

Déjanos tu huella...