lunes, 30 de noviembre de 2009

Divino Maestro Jesús



En estos días en que se acerca el cumpleaños “oficial” de Jesús, se me hace imposible no honrar su memoria.

Todo el mundo recuerda a Jesús sufriendo en una cruz o como un bebé regordete en una cuna o en brazos de su madre María… pocos se conectan con la infancia de este niño judío que se preparó para redimir a toda una humanidad, o con su juventud, o en la adultez, cuando se dedicó a lo que era su misión…

A pesar de que los artistas lo han pintado y esculpido con un rostro sufriente y cara de víctima -muy propio de la Era Pisciana- Jesús debe haber sido alguien muy poco complaciente… quizás un rebelde y se sabe que poseía un fuerte carácter ya que desde muy pequeño desobedeció a su madre y se perdió entre la multitud. Se enfrentó a los mercaderes del Templo. No era una persona obsecuente ya que fue en contra de todo lo establecido, lo que le valió un juicio y la crucifixión. No debe haber sido eso que se conoce como bonachón, sino más bien una persona muy honesta, franco y directo. Si hasta generó suficientes envidias entre sus apóstoles para que algunos lo negaran y otros le vendieran… Al menos yo no lo veo como ese “corderito” que la religión me presenta. Lo veo –y lo admiro- por sus ideas claras, su voluntad para desarrollar como el Cristo, su valor, y sobre todo su amor por la humanidad.

Muy pocas personas se atreven a perder la buena relación con el sistema por defender sus ideas o criticar lo que está mal hecho. La mayoría guarda un silencio otorgante por temor a “perder” el trabajo, la reputación y hasta amistades.
Y veo a este maravilloso Ser que se la jugó hasta el último momento reconociéndose “Hijo de Dios” y soportó azotes, el peso de una cruz y luego que lo clavaran en la misma, cuando podría haber sido tan fácil decir “No, no soy el Hijo de Dios” y así “salvar” su piel… pero no, su honestidad llegaba al límite, no podía mentir por mantener la vida en ese cuerpo.

Todos, en mayor o menor medida nos consideramos seguidores o tenemos como nuestro héroe a Jesús, pero ¿cuántos estamos en capacidad de imitarlo?
¿Nos jugamos hasta el final por defender una verdad?

Siempre siento que nos queda tan pequeño el rol de seguidores de Cristo, porque somos seguidores de sus ritos, lo parafraseamos a menudo, pero ¿Lo aceptamos? ¿Cuántos están en capacidad de seguirlo e imitarlo?

Somos tan duales como seres porque nos dividimos entre los que creemos ser y lo que somos en realidad… ni siquiera entre lo que quisiéramos ser y lo que somos… y por eso con la boca manifestamos un amor incondicional por El Divino Maestro, pero con los hechos no le llegamos ni a los talones. Somos capaces de sentarnos a comer y beber con los mercaderes del templo (quienes nos traicionan) y hasta podemos abrazarlos y besarlos sin estar de acuerdo con sus ideas… solo por no perder el nexo con quienes tienen el poder… Vendidos dicen algunos, pero cobardes les llamo yo… 
Decimos amar a toda la humanidad pero cuando pasa un mendigo con hambre y frío, le damos las sobras y lo dejamos ir. No somos capaces de darle una habitación para que pase la noche y duerma caliente.
Y si hay que jugársela por las minorías guardamos silencio por temor y comodidad... De verdad no le llegamos ni a la suela de la sandalia...

y así…

Siempre digo que si Jesús volviera a la Tierra hoy, le crucificaríamos de nuevo porque seguramente no tendría un doctorado en Teología, ni un MBA en Antropología ni mucho menos nos mostraría un post grado en Sociología… sería un hombre sencillo que no elegiría vivir en Dubai ni en Beverly Hills y preferiría comer en su casa y no en los restaurants de Milán o Paris… seguro viajaría en clase turista y no vestiría de Armani ni Dolce Gabana… mucho menos sería líder de alguna religión… Sería un hombre que antepondría la calidad ante la cantidad y por eso tendría una vida basada en SER y no en tener o hacer…

Pero esto es solo mi visión del Maestro Jesús… y se que cada cual tiene la suya y quizás solo estamos proyectando nuestro interior... Quién sabe...

Me® 

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Alma y Espíritu



Comúnmente se cree que Alma y Espíritu son lo mismo… Ambas son energías luminosas pero su origen es diferente.

El Espíritu proviene del Creador, la Fuente, Gran Padre/Madre, Dios o como quieras llamarle. Es la chispa divina, tu energía luminosa, tu impronta, la esencia misma de tu Ser…

El alma es un traje energético que nos presta la Tierra cuando llegamos a habitarla. Es como un uniforme que todos los humanos llevamos durante nuestro viaje terrestre… y al partir se lo devolvemos al planeta.

El Alma nos hace parte de un colectivo y el Espíritu es individual, único. Tu sello energético.

La mayor parte de la gente llega a desarrollar su estado álmico y es capaz de sentirse parte de este todo llamado humanidad… pero muy pocos logran conectar –y sobre todo desarrollar– esa chispa divina que les habita hasta llegar a transformarla en una hoguera.

Sin espíritu y sin alma somos seres gobernados solo por el instinto y también de eso hay mucho en el planeta aunque algunas enseñanzas dogmáticas difieran de ello. Las cárceles están llenas de seres dominados por su fuerza instintiva, que no logran conectar con su alma y mantienen su espíritu dormido.

De todo hay habitando en este bello planeta… es una escuela y como tal tiene todos los grados o niveles de cursos… Los seres más básicos (pequeñines del kínder) son quienes vibran aún muy bajo porque no han alcanzado a experimentar lo suficiente para desarrollarse. Están los intelectuales (de cursos medios) quienes han aprendido mucho, pero desde la mente y vibran un poco más alto. Luego vienen los conscientes (Universitarios) que somos nosotros, los que estamos recién despertando nuestras conciencia y dejando atrás el sueño maya… Hay otros que vibran más alto y están en postgrados académicos y son los que predican con el ejemplo. Están los de MBA que ya diríamos que se han consagrado como Maestros y podríamos seguir hasta llegar a Seres Galácticos…

El Espíritu es propio, es nuestra esencia y donde se conserva la memoria de todas las encarnaciones.
El alma también tiene memoria, pero es una memoria colectiva. Todas las experiencias que vivimos como humanidad están registradas en el alma de la Tierra… Recuerdos ancestrales que todos tenemos… Memoria genética le llaman los científicos… Registros Akáshicos los esotéricos…

Con el Alma somos todos uno… y en el espíritu Yo soy

A quienes no han podido conectarse con su alma les llaman “desalmados” porque carecen de la empatía necesaria para comunicarse con el entorno y son gobernados por enormes egos. Están en una conciencia de sobrevivencia y tienen como única meta conseguir pan techo y abrigo para cada día… y nada más…
Quienes logran conectar con su Alma desarrollan la compasión y es cuando podemos sentir, vibrar con los otros seres… lo que te sucede a ti me alegra o entristece… siento tu gozo y tu dolor… es la conciencia de compasión…

Y bueno… vivir en el espíritu es para esos pocos grandes que hemos conocido… el Buda, el Cristo, y otros con menos fama pero que también lograron hacer crecer dentro de si la Chispa Divina…

El Espíritu solo es individual. En el nivel 3D en que estamos nosotros, no existe el espíritu colectivo… Estamos recién aprendiendo a desarrollar nuestra propia chispita de luz… En otros niveles superiores si hay colectividad espiritual y es algo tan difícil de explicar que lo dejaré para otro post.

La parábola de los talentos relatada por Jesús se refiere justamente a este regalo que nos han dado: la chispa divina y a la que tenemos por misión hacer crecer… Si hubiese más conciencia en la Tierra bastarían solamente unas pocas encarnaciones para desarrollar tanto esa luz que ya no cupiera en el planeta y siguiera evolucionando en la Galaxia, en el Universo y en Multiversos… pero estamos tan dormidos que nuestro proceso evolutivo es muy lento… Necesitamos millones de encarnaciones para lograr despertar y otras miles más para evolucionar.

Es el Alma quien mantiene en su memoria todas las heridas vividas desde que fuimos piedra iniciando la evolución desde el reino mineral y luego pasando por los otros reinos, hasta adquirir algo de conciencia… Por eso bauticé a este Blog Sanando el alma porque hay tanto para sanar dentro de cada uno de nosotros…
El Espíritu, en cambio es intocable, para él todas las experiencias son aprendizaje y conserva intacta su inocencia… No sufre ni se lamenta… Vive en constante alegría y aceptación por eso es eterno…

Bueno, queridos lectores, espero haber respondido la pregunta que me hicieron la semana pasada.

Un abrazo a todos.

Mer 

jueves, 26 de noviembre de 2009

Condiciones para meditar

 
La mayoría de nosotros no vivimos en el Tíbet, ni en medio de un desierto, ni en un retiro permanente en un monasterio. Casi todos vivimos inmersos en una realidad más o menos cosmopolita, rodeados de hombres y mujeres que corren de aquí para allá, que exigen y reclaman, que llaman por teléfono o golpean nuestra puerta para ofrecer, para pedir, para negociar para reclamar. Seguramente tú y yo pasamos, como muchos de nuestros amigos y familiares yendo o volviendo de algún sitio, o gastando un trocito de nuestra finita vida en un atasco. Así, o parecido, es nuestro entorno cotidiano, y en ese ambiente debemos aprender a meditar.
Estoy muy lejos de ser un experto en el tema, pero aprendí de algunos maestros e instructores que ni la forma de meditar ni el lugar, ni la hora del día son en realidad lo más importante. Uno de ellos solía repetir hasta el cansancio que no debíamos perder el tiempo buscando la mejor manera o el mejor entorno para meditar…
-No tiene sentido esperar a que se den las condiciones soñadas para comenzar a meditar- decía -.No es necesario encerrarse en un monasterio tibetano, ni mudarse como un ermitaño a una casa de la montaña, para explorar esta herramienta.

Cuentan que el viejo relojero volvió al pueblo después de dos años de ausencia. El mostrador de su relojería recibió en una sola tarde todos los relojes del pueblo, que a su tiempo se habían detenido y habían quedado esperándolo en algún cajoncito de la casa de sus dueños. El relojero revisó cada uno, pieza por pieza, engranaje por engranaje. Pero sólo uno de los relojes tenía arreglo, el que pertenecía al viejo maestro de la escuela pública; todos los demás eran ya máquinas inservibles. El reloj del maestro era un legado de su padre, posiblemente por eso, el día en que se detuvo marcó para ese hombre un momento muy triste. Sin embargo, en lugar de dejarlo olvidado en su mesita de luz, el maestro, cada noche, tomaba su viejo reloj, lo calentaba entre sus manos, lo lustraba, daba apenas una media vuelta a la tuerca y lo agitaba deseando que recuperara su andar. El reloj parecía querer complacer a su dueño, que durante algunos minutos se quedaba escuchando el conocido tictac de la máquina. Pero enseguida volvía a detenerse. Fue este pequeño ritual, este ocuparse del reloj, este cuidado amoroso, lo que evitó que ese reloj se trabara para siempre. Fue la suma de la motivación y la perseverancia del maestro lo que salvó a su reloj de morir oxidado.

Meditar, para los que eligen meditar, es algo demasiado trascendente para supeditarlo a que las circunstancias sean las ideales. Nuestra actitud, en cuanto a la meditación, debe ser la del maestro del cuento con su reloj, una conducta de cada día, que se mantenga más allá de los resultados.

Jorge Bucay

Me®

Envidia...



Según mis estadísticas no existen las personas envidiosas ya que nadie asume tener tan feo sentimiento…

¿Qué es la envidia? Es el dolor que te provoca no ser, tener o poseer lo del otro. La RAE la define como: Tristeza o pesar del bien ajeno… Ahhh… ya entiendo porque nadie quiere reconocerla. Es feo ser envidiosos.
Mi tesis es que no somos conscientes de que sentimos envidia. Es una emoción y por lo tanto se detona de manera automática y la disfrazamos con cualquier otro sentimiento como la rabia, la tristeza, los celos etc. y los pocos que reconocen ser envidiosos se atreven a decir que es “envidia de la buena”, creyendo que así aminoran la culpa de no alegrarse por lo bueno que le está pasando al otro.

La envidia proviene de la inseguridad, porque si tenemos confianza en nuestras capacidades no tendríamos porque envidiar las del otro, puede que alguien se me haya adelantado en obtener el éxito pero yo se que tarde o temprano puedo conseguir lo que el otro tiene si desarrollo al máximo mis talentos… y creo que ese es el punto: que no todos hemos venido a este planeta con los mismos talentos y de pronto envidiamos la habilidad que tiene el otro para hacer ecuaciones cuando nosotros no somos capaces de hacer una multiplicación porque tenemos más desarrollado el lóbulo derecho del cerebro y está claro que ese otro viene con el hemisferio cerebral izquierdo del cerebro activado y por eso los números se le dan fácilmente.

La receta para dejar de envidiar a otros es no mirar para el lado y compararnos, sino que trabajar en descubrir para que somos buenos… ese es el punto. Si descubro que soy bueno y me siento realizado haciendo pizzas, ya no sentiré envidia de ese otro que hace deliciosos tacos, que dibuja como Da Vinci, escribe como Tolstoi, o pinta como Michelangelo… estaré muy ocupada haciendo la mejor piza de toda la zona y sobre todo siendo feliz…

Una persona confiada en su potencial y consciente de sus capacidades, se sentirá muy segura de si misma, no envidiará a los demás ya que sabe que no llegó última a la repartición de talentos. El problema es que no todos han encontrado sus talentos o los tienen tan escondidos que lo que envidian es la capacidad de otro para mostrar su luz porque es lo que ellos no se atreven a mostrar.

Te invito hoy a hacer una revisión para encontrar los dones y talentos que has traído a esta vida. No mires a tu vecino o tu amigo, solo mírate tú y descubre que es lo que te hace feliz y en cuanto lo descubras dedícate a realizarlo… ya verás que estando feliz, haciendo lo que te más te gusta no volverás a sentir envidia de nada ni por nadie…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

La dicha...


El que vaya en busca de la dicha debe recordar que, dondequiera que vaya, no hallará otra dicha que la que lleve consigo; ella nunca está fuera de nosotros y tiene solamente los límites que nosotros le trazamos, límites que estarán determinados por nuestra capacidad de evaluación y de gozo.
En el mundo entero nada encontraremos que no esté dentro de nosotros porque la felicidad surge de la expresión espontánea y fuerte de lo mejor que sabemos y podemos.

Es necesario llevar la dicha en nosotros dondequiera que vayamos, porque de otra manera no la hallaremos en ninguna parte.
 
Orison Swett Marden


Me®

domingo, 22 de noviembre de 2009

नमस्ते Namasté नमस्ते


Namasté es una palabra hindú que se utiliza como saludo y despedida, acompañado normalmente de la inclinación de la cabeza hacia adelante con las palmas de las manos juntas a la altura del pecho.

El verdadero significado es: 



Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside.
Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz.
Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese
punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno.


Me® 

miércoles, 18 de noviembre de 2009

La Mariposa


Mi mamá era hija de una pareja de campesinos de Entre Ríos.
Nació y creció en el campo entre animales, pájaros y flores. Ella nos contó que una mañana, mientras paseaba por el bosque recogiendo ramas caídas para encender el fuego del horno vio un capullo de gusano colgando de un tallo quebrado.
Pensó que sería más seguro para la pobre larva llevarla a la casa y adoptarla a su cuidado. Al llegar, la puso bajo una lámpara para que diera calor y la arrimó a una ventana para que el aire no le faltara.
Durante las siguientes horas mi madre permaneció al lado de su protegida esperando el gran momento. Después de una larga espera, que no terminó hasta la mañana siguiente, la jovencita vio cómo el capullo se rasgaba y una patita pequeña y velluda asomaba desde dentro.
Todo era mágico y mi mamá nos contaba que tenía la sensación de estar presenciando un milagro.
Pero, de repente, el milagro pareció volverse tragedia.
La pequeña mariposa parecía no tener fuerza suficiente para romper el tejido de su cápsula. Por más que hacia fuerza no conseguía salir por la pequeña perforación de su casita efímera.
Mi madre no podía quedarse sin hacer nada. Corrió hasta el cuarto de las herramientas y regresó con un par de pinzas delicadas y una tijera larga, fina y afilada que mi abuela usaba en el bordado.
Con mucho cuidado de no tocar al insecto, fue cortando una ventana en el capullo para permitir que la mariposa saliera de su encierro. Después de unos minutos de angustia, la pobre mariposa consiguió dejar atrás su cárcel y caminó a los tumbos hacia la luz de la ventana.
Cuenta mi madre que, llena de emoción, abrió la ventana para despedir a la recién llegada, en su vuelo inaugural.
Sin embargo, la mariposa no salió volando, ni siquiera cuando la punta de las pinzas la rozó suavemente.
Pensó que estaba asustada por su presencia y la dejó junto a la ventana abierta, segura de que no la encontraría al regresar.
Después de jugar toda la tarde, mi madre volvió a su cuarto y encontró junto a la ventana a su mariposa inmóvil, las alitas pegadas al cuerpo, las patitas tiesas hacia el techo.
Mi mamá siempre nos contaba con qué angustia fue a llevar el insecto a su padre, a contarle todo lo sucedido y a preguntarle qué más debía haber hecho para ayudarla mejor.
Mi abuelo, que parece que era uno de esos sabios casi analfabetos que andan por el mundo, le acarició la cabeza y le dijo que no había nada más que debiera haber hecho, que en realidad la buena ayuda hubiera sido hacer menos y no más.
Las mariposas necesitan de ese terrible esfuerzo que les significa romper su prisión para poder vivir, porque durante esos instantes, explicó mi abuelo, el corazón late con muchísima fuerza y la presión que se genera en su primitivo árbol circulatorio inyecta la sangre en las alas, que así se expanden y la capacitan para volar. La mariposa que fue ayudada a salir de su caparazón nunca pudo expandir sus alas, porque mi mamá no la había dejado luchar por su vida.
Mi mamá siempre nos decía que muchas veces le hubiese gustado aliviarnos el camino, pero recordaba a su mariposa y prefería dejarnos inyectar nuestras alas con la fuerza de nuestro propio corazón.

Jorge Bucay

Me® 

Cristales Lemurianos

Los Cristales Semillas Estelares Lemurianos son cristales "maestros" pertenecientes al Reino Cristalino. Están vinculados con todos los demás cristales que hay en el holograma planetario. Transmiten a dichos cristales el mensaje de Unidad, Unicidad y Amor que fue la energía clave de Lemuria. Este es su trabajo, reactivar en la matriz planetaria esa antigua memoria de Unidad y Unicidad para que ese sea el modo de vida en la Nueva Tierra.
Los Cristales Semillas Estelares Lemurianos serán atraídos por las personas que están trabajando en el anclaje de las energías en la rejilla planetaria en este tiempo.
Los Cristales Semillas Estelares Lemurianos han revelado que hay ciertos puntos en la Tierra que son Semillas Lemurianas. Esos lugares que una vez fueron parte de la antigua civilización lemuriana todavía contienen en su matriz la esencia de Lemuria.
Contrariamente a la creencia popular, el continente "Mu" original no estaba en el Pacífico, sino en una gran masa terrestre "unificada" que incluía a Sudamérica, África, la India y Australia. Cuando se produjo la "separación", dicho resquebrajamiento del continente original formó la mayor parte de los continentes que vemos hoy en día.
Los Puntos Semillas Lemurianas que ya han sido activados incluyen a la isla de Maui en Hawaii, la zona occidental del Cabo en Sudáfrica, la zona de la Península de Valdez en Argentina, algunos sitios de Nueva Zelanda y la isla de Madagascar.
Esos son los lugares que visitan las ballenas, las cuales también trabajan sustentando y activando la matriz lemuriana o del Paraíso.

Extraido del libro: Sanación con Cristales de Katrina Raphael
Me®

lunes, 16 de noviembre de 2009

El Mapa de los Sueños

El Mapa de los Sueños tomado de la red

Todos deberíamos, en algún momento de nuestras vidas, crear el mapa de los sueños que es la guía para no perder el foco de que queremos alcanzar.Así como el turista traza la ruta que quiere recorrer durante su viaje, así nosotros podemos graficar los pasos que necesitamos dar para que se cumplan nuestros sueños. 
Hace muchos años, con una maestra discípula de Shakti Gawain, creamos en un grupo de 20 personas, un mapa de sueños que puse en la puerta de mi armario para no olvidarlo y así pasó mucho tiempo y empezó a ser parte del decorado y ya no lo miraba y lo saqué y guarde. Hace unos días los encontré y quedé sorprendida de cómo había cumplido varios de esos sueños puestos allí y por eso he decidido crear otro mapa de sueños y compartirlo con ustedes. 
Para hacer tu mapa de sueños necesitas:
Papel, cartulina, tela, rectángulo de madera o lo que quieras poner de base
Fotos, imágenes, recortes de tus sueños (sirven las revistas)
Algún tipo de pegamento
Lápices, crayones para escribir.
Brillitos o pegatinas para decorar
Una lista de todos tus sueños (viajar, una casa en el campo, tener un Audi, grabar un disco, poner una tienda, pintar como Claudio Bravo, ser más atlético o delgado, escribir un libro, ser maestro de Yoga, tener pareja, tener un hijo, bailar como Eleonora Casanno, etc). En resumen: Todo, todo lo que quisieras vivir en esta vida.

Teniendo todo estos materiales nos disponemos a trabajar. Siempre resulta entretenido hacerlo en familia o en grupo, pero yo recomiendo confeccionarlo en soledad, muy concentrados y visualizando cada sueño.
Puedes tomarte el tiempo que desees, pero en una semana debería estar listo. Ordena tus sueños desde lo más importante a lo menos e irás pegando tus sueños desde el centro hacia la periferia. Lo central, el foco de atención, serán tus más acariciados sueños, después lo complementario.
Es importante que hagas tu Mapa de sueños con mucha conciencia, eso es poniendo toda tu energía en cada una de las imágenes que pegas en el mapa y que pasan por tu mente.
Una vez terminado el mapa decórale como te plazca, le puedes poner cintas de colores alrededor de las imágenes representativas de tus sueños más importantes o puedes ponerle brillos dorados… aquí la creatividad puede desbordarse…

En algún lugar de tu mapa puedes poner un mantra muy efectivo que te conecta con los favores del Universo: Gracias, Gracias, Gracias!

Debes poner tu Mapa en un lugar visible para darle energía cada vez que lo veas y si puedes dedicarle todos los días unos minutos de pie frente a él, revisando las imágenes y sintiendo la alegría que te producirá alcanzar ese sueño.

Hacer el Mapa de los Sueños hace que concentremos toda nuestra atención y energía en la consecución de esos sueños y eso permite que se vaya plasmando de a poco en la materia. Todos sabemos lo que ocurre cuando concentramos nuestra energía en algo… Cuando un pensamiento ronda constantemente en nuestra mente tiene el poder de hacerse realidad.

Recuerda que cuando creemos, creamos.

Me® 

Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...