martes, 2 de septiembre de 2008

Colibrí o Picaflor


El bello y ágil colibrí –también llamado picaflor– además de ser un pájaro amado por todos posee una alta vibración y solo pueden apreciarlos quienes vibran en su misma tonalidad.

El colibrí es sin dudas un pájaro hermoso. Su historia permanece ligada a grandes culturas que les atribuyen la cualidad de haber sido creado por los dioses como un mensajero entre las almas vivas y las desencarnadas.

Se han elaborado tantas historias referentes a este preciado ser que incluso existe el mito de que este pajarillo es la manifestación corpórea de un ángel… Lo cierto es que esta sutil ave llega a los espacios batiendo ágilmente sus alas purificando, sanando y armonizando el ambiente, así como las vibraciones de quienes lo habitan.

Una de las características del picaflor es la rapidez con que agita sus alas y solo quienes han podido mirarlos de cerca pueden dar fe de su movimiento es tan rápido que asemeja las hélices de un avión. Pareciera que en cualquier momento cruzarán hacia otra dimensión con su potente batir de alas… o que viene desde allá…

La belleza del Colibrí está también en la gran variedad de colores que poseen sus plumas. Los hay verdes, rojos, azules, morados, blancos… aunque los más populares son de color verde brillante y grisáceo… Eso también influye en el ambiente en que se desenvuelven ya que a estas alturas para nadie es un secreto que los colores son energía y como tal influencian los ambientes.

Si ves a un colibrí rojo te está anunciando que has perdido el entusiasmo y debes recuperarlo. Si ves uno morado te está invitando a la transformación, uno blanco te traerá paz… uno azul te ayudará a la meditación. Pero siempre ellos nos están mostrando que existen otros espacios, otros lugares (dimensiones) donde todo es distinto. Ellos son promotores de la diversidad y enseñan que no todo tiene que ser igual, parecido o parejo, que hay una gama infinita de tonalidades, formas, colores, aromas, vibraciones…

Se sabe que la gran mayoría de los animales son capaces de percibir las energías por donde pasan y ellos buscarán siempre situarse en espacios llenos de armonía. Sería raro ver a un colibrí en ambientes desordenados, poco armónicos y en donde las personas emitan bajas vibraciones. En cambio los podemos ver donde reina la alegría y el entusiasmo. Donde hay amor por los demás, por el entorno, por la vida y sobre todo por la naturaleza.

puedes invitar a esta preciosa ave a visitar tu casa. Solo basta con preparar un delicioso jarabe azucarado o comprarlo en tiendas especializadas y ponerlo en medio del jardín, camuflado entre tus plantas en una botella decorada con flores artificiales… ellos vendrán.. Si tú los llamas con tu mente ellos sintonizarán con tus pensamientos… Pruébalo y verás…

Hay algunas leyendas respecto al colibrí, la más conocida es El Cuento del Colibrí.

Y les confieso que soy fan de esta sutil ave... Admiro su belleza, sus colores y la agilidad con que se desplazan de un lugar a otro. Los veo siempre en mi jardín y me tienen enamorada…

Eso es lo que puedo entregarles acerca de esta avecita que se dice es sagrada…

Mer


Publicar un comentario

Déjanos tu huella...