martes, 9 de mayo de 2017

Plenilunio de Tauro o Luna Llena de Buda



El 10 de Mayo a las 23:43 UT se forma la Luna Llena en el 20° del eje Tauro–Escorpio

Esta Luna tiene tanta historia para contarnos ya que es conocida como la Luna del karma y también como la Luna del Buda porque es precisamente con este evento cuando se dice que Gautama baja a bendecirnos en el Valle del Wesak.

Muchas leyendas se tejen acerca de la Luna Llena y de cómo afloran los instintos más primitivos de todos los seres… como el Hombre lobo.
La Luna rige el mundo del inconsciente que es nuestro baúl secreto donde van a parar todos los recuerdos. Algunos alegres, otros traumáticos y otros que hasta parecen olvidados. Es con la potente luz de la Luna Llena cuando todos los recuerdos escondidos o reprimidos son iluminados y empiezan a aflorar… Y puede que una rabia olvidada emerja de tu subconsciente con solo oír el nombre de quien te la causo… o que sientas un terrible ataque de celos al ver un numero desconocido en el celular de tu marido… o que mirando las fotos del álbum aflore el enojo y la tristeza por aquella traición que creías superada…  todo puede suceder en el Plenilunio, más aún cuando está formado en el eje Taur-corpio…

Escorpio rige las emociones profundas, algunas inconfesables… Las grandes pasiones… los secretos, traumas y obsesiones…
Escorpio es el signo con mejor memoria de todo el zodíaco ya que nunca olvida un favor… y tampoco una ofensa…

Escorpio es el agua fija, la ciénaga, el pantano que necesita remover sus aguas, depurarlas… y por eso siempre está obligando a la transformación, y si no lo haces por las  buenas lo harás por las malas –recuerda que está regido por Plutón– y te arrastrará siempre hacia los cambios evolutivos…

Es el tiempo justo para renacer. Limpia ese baúl secreto atochado de recuerdos inútiles que solo hacen que tus emociones se desborden al abrirlo… Tira todo eso… lánzalo al Universo para que él se encargue de absorber sus vibraciones y sánate de las heridas del pasado ¿Cómo?
Simplemente aceptando y agradeciendo haber pasado por las experiencias que te dejaron tan herida el alma porque reconoces que a través de eso te has fortalecido y crecido…

Escorpio también rige el karma así que puedes alivianar el tuyo con solo proponerte dejar atrás la pesada carga del rencor.
Ya se que no es fácil para un alacrán esconder sus tenazas y escupir el veneno para volverse un guerrero pacífico… pero es parte de la evolución escorpiónica trascender sus pasiones primitivas convirtiéndolas en elevadas pasiones y transformarse en águila…

Quizás aprovechando que esta Luna Llena cae en el día mundial de las madres, podrías revisar esos cajones de tu inconsciente, donde guardas toda la historia con tu progenitora... Puedes limpiar heridas, sanar relaciones, liberarte de sentimientos y recuerdos dañinos... Limpia ese espacio en tu vida... aligera la carga emocional...

Se dice que cuando un espíritu lleva muchas vidas estancado, sin poder avanzar se le pide nacer –o él se ofrece– bajo este signo para poder adelantar… y me parece que es más que un rumor porque generalmente los del signo del alacrán viven varias vidas en una, debido a los múltiples cambios que debe afrontar durante esa encarnación... y la verdad resulta agotador.

Si quieres hacer un ritual, te recomiendo este que ha sido creado precisamente para este eje.

Los efectos de Luna Llena pueden durar hasta dos semanas, hasta la próxima Luna nueva y tienes todo este tiempo para eliminar de tu subconsciente toda esa basura emocional acumulada…

Feliz Luna Llena!

En Amor y Conciencia

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

domingo, 7 de mayo de 2017

¿Madre hay una sola?



 Acostumbramos pensar que todas las madres son como la de Laura Ingalls y de pronto miramos alrededor nuestro y nos damos cuenta de que una madre así, como de sueño, es una excepción porque todas las madres que conocemos son personas bien normales y no se parecen en nada a las que muestra Hollywood.

Siendo adolescente conversaba con una amiga que tenía una de estas madres amorosas, que le hacía panecillos dulces y los envolvía en servilletas de tela para que los llevara al cole y los comiera en la merienda… que planchaba delicadamente su ropa… que dormían abrazadas… y un día me sorprendió muchísimo diciéndome: que daría yo por tener una madre como la tuya –mía– porque podría hacer cualquier cosa y a ella no le importaría… con mi madre no puedo hacer nada malo porque la lastimo, ella sufre así que tengo que andar siempre por el buen camino… Y me dejó pensando… La verdad es que me parecía terrible que ella pensara que tanto amor y dedicación era una cárcel… pero ahora comprendo que si lo es… al menos para mi.

Muchas personas me han escrito desde que publiqué una nota sobre mi madre, hace ya varios años, pensando las peores cosas de mi madre… y la verdad es que mi madre no me golpeaba, no me maltrató, ella simplemente me ignoró hasta como a los 12 años, cuando me gané una beca para estudiar en un colegio, digamos importante… y me sacó de los brazos de mi abuela para llevarme con ella…  y la odié por ello… Sabía que no lo hacía por amor sino porque había cierto interés de por medio…

Mi madre no era una villana, solo que no nació para ser madre, pero fue educada para tener hijos porque en su tiempo se creía que esa era la única forma de realizarse que tenía una mujer… Ella apenas sabía cuidar de si misma y poco podía cuidar de nosotros…
Mi madre era como una adolescente, vibraba con las mismas cosas que mis hermanas y era fanática de Camilo Sesto, acompañaba a mis hermanas a fiestas, y casi usaban la misma ropa… Yo la calificaba como una mujer frívola, vivía preocupada de cremas, del maquillaje, de la ropa y leyendo el último número de revista Vanidades… Para ella tener una hija que gustaba de leer y estudiar fue un verdadero castigo porque no teníamos tema en común… veíamos el mundo de distinto color y disentíamos casi en todo… Con mis dos hermanas mayores enganchaban muy bien ya que las tres tenían sus Lunas en aire y cotorreaban todo el día de música, bailes, fiestas, chicos…

Por muchos años la juzgué de “mala madre” y cuando tuve ocasión de hacer terapia para sanar esa relación, la terapeuta me dijo que nosotros habíamos firmado un contrato en donde ella me ignoraría para así yo poder sacar toda mi fuerza sin tener que depender de nadie… La verdad no lo creía mucho –era en mi época más pragmática– así que al tiempo, visité a otro terapeuta, en otro país y me dijo casi lo mismo: Ambas se eligieron para crecer juntas en cada personaje que representaron… No se imaginan la paz que sentí cuando supe que era nuestro acuerdo… Lo pactamos así y no era culpable de su desamor… Ese día marcó un antes y un después en mi vida… Desterré las culpas y empecé a maternarme yo misma.

He comprendido que mi madre era exactamente lo que yo necesitaba para ser lo que ahora soy... Teníamos un acuerdo de almas y lo cumplimos a cabalidad... Ella fue mi Maestra... la mejor de todas... la más exigente...

Ahora veo que el arquetipo de madre es solo eso… Las madres son personas muy distintas unas de otras… Todas viven el amor y lo entregan de maneras muy diferentes. La madre de Laura Ingalls es solo un estereotipo de madre, porque tipos de madres hay muchos…

Feliz día a todas las madres!

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Aceptando y Agradeciendo…



Aceptar es la sublime acción de abrirle los brazos a cada experiencia que entre en nuestras vidas, ya sea que venga vestida de buena o mala de acuerdo con los diferentes matices que usa el ego para clasificar nuestras vivencias…
Agradecer es el acto sagrado que tiene el alma cuando reconoce una Gracia llegando a su vida… Y todo lo que llega hacia nosotros es siempre una bendición enviada por el Universo…

El perdón es una energía que ha quedado atrás. No es necesaria cuando se vive a través del alma, que es quien conoce todas las razones de esta encarnación y sabe lo que vinimos a aprender… Desde el espíritu descubrimos que no hay nada que perdonar a nadie… Solo aceptar y agradecer

Somos todos hijos de la misma Madre Gaia quien nos regala un alma para habitar dentro de ella. La Tierra nos iguala como hermanos. Estamos energéticamente conectados, solo que viviendo en la ilusión del Ego lo hemos olvidado.

Es tiempo de reconectar con la esencia para recordar que somos viajeros… Simples caminantes en esta vida o pasajeros de un gran tren… siendo así resulta innecesario quedarse pegados en la travesía por heridas que creemos que nos causan o creemos causar a otros pasajeros… Somos partes de este plan infinito y no podemos detener el viaje porque alguien, nos ignoró, nos ofendió o no nos quiere… Queda tanto por conocer y aprender que sería muy poco inteligente abandonar el viaje. Hay mucho turismo espiritual por la Tierra y por eso es bueno darse el tiempo cada día para aceptar y agradecer todos las oportunidades que el viaje nos presenta para nuestro crecimiento… ya sea que esa oportunidad venga disfrazada de crisis o de fortuna…

Por eso, porque vibro en aceptación y agradecimiento es que he creado esta oración que me mantiene siempre conectada a mi alma y espíritu y me recuerda que soy un simple peregrino terrestre, que estoy de paso en este bello planeta. Vine a adquirir Sabiduría y un día abandonaré el trayecto en este vehículo llamado cuerpo físico y partiré hacia otra dimensión… quizás regrese para subirme a otro… pero será otro viaje, otra historia…

Por eso… Aquí y ahora…

Acepto ser una hija más de esta Tierra generosa y amada… que mi vida es el mayor regalo que me ha dado el Universo y debo hacer con ella mi obra maestra. Tengo mucho que aprender y entregar a este espacio dimensional y me declaro eterna aprendiz de todo y de todos…
Agradezco A nuestra Madre Tierra, amorosa Gaia por la infinitud de su amor y paciencia al concedernos su propio cuerpo como plataforma de evolución. No existe un lugar más apropiado que este bello planeta azul para hacer mi aprendizaje evolutivo…

Acepto mi naturaleza espiritual y haber elegido encarnar en esta Tierra Bendita junto a tantas almas hermanas y compañeras… Mi viaje no tendría sentido sin poder espejarme en otros seres a quienes llamo mis maestros ya que de ellos aprendo cada día.
Agradezco ser parte de esta experiencia única y tener consciencia de que en este planeta estoy de paso, he venido solo para aprender las lecciones que yo misma seleccioné, las que me permitirán ascender cada vez más en vibración y Sabiduría…

Acepto que soy tan solo un pasajero en este viaje, que no puedo aferrarme a nada ni a nadie porque algún día tendré que descender de este vehículo que me transporta y no me llevaré nada más que todo lo vivido: un cúmulo de experiencias maravillosas y mi espíritu más luminoso y fortalecido.
Agradezco poseer el don de amar a todas las personas… poder conocerlas, descubrirlas… aprender a aceptarlas y comprenderlas en todo lo que son, sin pretender cambiarlas o controlarlas… Solo caminar junto a ellas y acompañarnos en este hermoso viaje llamado vida.

Acepto mi cuerpo, así con toda la belleza que yo misma elegí para él. Acepto el color de mi piel, mi contextura, el brillo de mis ojos, la sonrisa siempre abierta, mi aroma particular, esos mal llamados “defectos” que me hacen un ser único, fuera de serie. Exclusivo… Acepto a cada una de mis células a las que saludo cada día y les digo: las amo.
Agradezco poder mirar extasiada el paisaje que me rodea, poder escuchar el canto de los ruiseñores… oler la fragancia de mis magnolias eternas… Poder bailar, siempre a mi ritmo y desplazarme hacia donde yo quiera… Mi cuerpo es el mayor regalo que he recibido al llegar a este planeta y por eso lo honro y lo bendigo.

Acepto a mi familia. Estos seres que elegí para convivir a aprender juntos en esta encarnación. Acepto las diferencias entre nosotros que me permiten espejarme en ellos para ver mis debilidades casi con efecto lupa. Ellos son los principales maestros que tengo en esta vida.
Agradezco a mi madre haberme llevado en su vientre durante largos meses para que yo pudiera ver las luces de este planeta. A mi padre por heredarme toda su información genética, a mis abuelos por regalarme dulzura y paciencia, a mis hermanos por mostrarme todas mis falencias con gracia y humor… Gracias a todos ellos por permitirme conocer lo que es una familia.

Acepto cada una de las experiencia que he vivido, ya sea que en su momento las viví con alegría o con tristeza… Cada situación que he vivenciado han sido aprendizaje para mi alma y mayor luz para el espíritu. Son, además, los caminos y las experiencias por las que yo misma elegí transitar… todas me han traído el regalo de la Sabiduría…
Agradezco mis tropiezos y caídas porque han sido la antesala a un nuevo despertar… en medio del dolor pude descubrir que no todo estaba perdido y recurrí a mi fortaleza para volver a empezar… toqué fondo por eso pude darme el impulso para emerger desde el fondo como un Ser renacido…

Acepto las diferencias entre los seres humanos. Nadie está repetido en otro y eso vuelve mágicas las relaciones… Acepto a mis amigos alegres y extrovertidos. Los tímidos y acomplejados… Los serenos y los ansiosos…  Gente muy sabia y otros más básicos… Todos ellos son mis maestros.
Agradezco poder aprender de personas puras y transparentes que parecen ángeles encarnados y también de aquellos seres más elementales que he puesto yo misma en mi camino para aprender a respetar las diferencias entre los distintos grados de evolución… todos estamos acá en lo mismo: creciendo, evolucionando… iluminándonos…

Acepto también las similitudes entre los seres de la tierra… Es grato encontrarnos con personas que vibran en sintonía para poder hacer cosas juntos… También es agradable, mirado con los ojos del alma, conocer seres distintos, que no nos aprecien ni valoren para poder ver las diferencias… para aprender y aceptar que no todo el mundo tiene la obligación de amarnos…
Agradezco haber conocido el desamor porque permiten el equilibrio universal de las fuerzas de Yin y Yang… y porque me hacen valorar aún más la libertad de todos los seres de este planeta… Vine a esta dimensión a aprender que el amor va más allá de las apariencia y que ese “no amor” es solo ilusión del ego.

Acepto mi naturaleza imperfecta. Mis miedos, mi falta de disciplina, mi indecisión, mis rabias y enojos… mis desaciertos y errores… ellos forman parte de mi y hacen el equilibrio entre mi luminosidad y mis opacidades
Agradezco conocerme… tener el valor de mirar mi sombra cara a cara… Saber de lo que soy capaz, de hasta donde puedo llegar y de lo que quiero experimentar… El conocimiento de mi misma fue el primer escalón de mi evolución…

Acepto mi humanidad dual. Adoro mi sensibilidad y respeto mi capacidad de razonar… Vibro con mis carcajadas y también entre lágrimas… Me encanta poder disfrutar, incluso de los momentos difíciles porque eso me fortalece y crezco en paciencia y serenidad…
Agradezco ser capaz de ver mis dos lados… mi yin y mi yang, mi luz y mi sombra, mi alegría y melancolía… En la dualidad es que he aprendido que la separación es la mayor ilusión de la que somos presos… Pero es necesario vivirla para trascenderla…

Acepto… Acepto… Acepto… mis gozos y mis llantos… Mis luces y sombras… Mis aciertos y errores… Mis vuelos y caídas… Acepto todo lo que el Universo me regala… La  lluvia y el relámpago… la brisa y el sol quemante… la indiferencia y la pasión…

Agradezco… Agradezco… Agradezco la dicha de haber encarnado en esta Tierra y en este cuerpo… el gozo de poder amar y sentirme amada… la Libertad de correr por los campos siendo muy consciente del gran regalo que recibo diariamente: una nueva oportunidad para avanzar y crecer…

Acepto este nuevo día, este amanecer tan bello… Esta vida…

En Aceptación, Agradecimiento, Amor y Conciencia…

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

sábado, 6 de mayo de 2017

Tú eliges como vibrar...



Vibrar en aceptación y gratitud eleva tu energía a tal punto que te te aleja de quienes no están emitiendo esas ondas y te conecta con aquellos que  avanzan por la vida sintonizados en esa alta frecuencia.

Todos podemos alinearnos con las más altas frecuencias. Es una decisión cotidiana y muy nuestra.
Cuando alguien te provoca puedes decidir entre responder en su misma frecuencia de agresión o hacerte el sordo y enviarle amor… O también sentarte a hablar con esa persona para solucionar lo que le está molestando.

Cada minuto de nuestros día estamos eligiendo vibraciones… Desde que corremos las cortinas y vemos que el día está nublado y anunciando un aguacero ¿Te deprimes? ¿Te enojas? O aceptas con simpatía esta inesperada experiencia y empiezas a buscar tus botas, gorro y abrigo?
Luego te llama la señora de la limpieza y te dice que no podrá ir porque la locomoción colectiva está insufrible ¿Qué haces? ¿Lloras? ¿Das de patadas en la alfombra? O buscas tu delantal para empezar a limpiar tu misma?
Y cuando llegan los informes del cole de tus hijos ¿Quieres matar a alguien? O comprendes que el sistema educativo es tan malo que agradeces que tus hijos no encajen allí?

Nada es fruto del azar o del destino, todo se gesta dentro de nosotros y con el simple acto de elegir tus vibraciones puedes cambiar tu vida radicalmente. Para eso se necesita consciencia… vivir muy conscientemente  para mantenerte alerta y que el aguacero no te pille dormida para que sea tu ego quien comande la situación. Te puedo asegurar que a él –al ego– le complace mucho que vibres bajo, eso significa que podrá tener el gusto de pelearse con otros, de demostrar su poderío, de hacer sentir más pequeños a los demás y sobre todo hacerse notar… En cambio si dejas que el espíritu comande tu vida el ego se aburre se tanta inacción.

Nuestro estados de ánimo son vibraciones… Entre la apatía y el entusiasmo cual te parece que vibra más alto? Y entre la resistencia y la aceptación? Y entre la queja y la gratitud?
Sí, ya se que me dirás que no es fácil entusiasmarse cuando las cosas van mal y no consigues trabajo o te peleaste con tu marido o no alcanzas a cuadrar las cuentas del mes… Pero estás vivo… y mientras respires y tengas movimiento en tu cuerpo puedes invocar al entusiasmo para que llegue a ti y puedas obrar cualquier milagro… en cambio si te quedas en las bajas frecuencias, le cierras las puertas a todos los regalos del Universo, especialmente a los milagros…

Recuerda que es tu decisión como vibrar así que elige cada mañana los más altas frecuencias como la alegría, la paciencia, la compasión, la aceptación, la gratitud. Las posibilidades son infinitas… y practica resonar con ellos todo el día… Muy pronto se volverá un hábito en tu vida…

Recuerda que solo la práctica hace al Maestro…

En Gratitud, Amor y conciencia…

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...